Imagen Imagen

Cuando hubo un derrame de sangre, la cicatrización comienza cuando se frena la hemorragia.

La cicatrización

¿Cuándo comienza a cicatrizar la herida?

Siempre que ha habido un derrame de sangre, el proceso de cicatrización comienza en cuanto se ha detenido la hemorragia. Probablemente se soporten mejor las molestas sensaciones que produce este proceso si se sabe en qué consiste.

El primer paso es la inflamación: la herida enrojece, su temperatura aumenta, se hincha y duele. El enrojecimiento y la elevación de la temperatura se deben a que los vasos sanguíneos de la zona se dilatan considerablemente para inundar los tejidos dañados con sangre fresca. Los capilares se adelgazan y el agua del plasma sanguíneo pasa a los tejidos circundantes haciendo que se hinchen, lo que presiona las terminaciones sensoriales de los nervios que envían al cerebro una señal de dolor.

Cuando el flujo de sangre disminuye, los glóbulos blancos o leucocitos entran al tejido inflamado para recoger los restos de las células muertas y destruir las bacterias que invaden la herida a través de la piel lacerada. Los leucocitos liberan además una sustancia química que atrae al lugar de la herida a otros glóbulos blancos para que ayuden en la tarea.

Una vez que la inflamación cede, comienza la fase de restauración. En algunos casos esto significa la regeneración de nuevas células idénticas a las que se destruyeron. Cuando no es posible la regeneración, se forma un tejido cicatricial en lugar del que se ha desintegrado.

¿Qué produce el pus?

Cuando una herida se infecta, millones de glóbulos blancos acuden al lugar de la lesión para combatir a las bacterias. El pus es la mezcla amarillenta y semisólida de estas células y los restos de las bacterias y de los tejidos dañados. En la mayor parte de los casos, el pus alcanza la superficie de la piel, la rompe por presión y sale al exterior.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen dbueno
dbueno

Bueno

Notas Relacionadas