SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

El varano gigante australiano vive en un paraje lleno de nidos de termitas.


Incubadoras "prestadas"

Un termitero para incubar lagartos

Una de las muchas controversias que existen con aspecto a los fenómenos naturales es la que versa sobre si es preferible que un animal se esfuerce por proteger a sus crías durante el primer período de vida, o bien que busque comida, se aparee y se reproduzca otra vez.

La evolución ha dado muchas respuestas a este dilema. Algunas especies producen y abandonan gran cantidad de crías; otras producen muy pocas y las protegen casi hasta su vida adulta. Un tercer grupo de animales resolvieron su problema buscando a otro que les haga el trabajo. El varano gigante australiano pertenece a este tercer grupo.

Dicho lagarto vive en un paraje lleno de nidos de termitas. Cada nido está ventilado mediante túneles que brindan a las termitas un ambiente seguro, húmedo y tibio, mientras que a los varanos les proporcionan las condiciones ideales para incubar sus huevos. La madre agujera el termitero y allí deposita sus huevos. Las termitas reparan los daños rápidamente y dejan los huevos seguros en el interior del nido. Así, los huevos tienen aseguradas condiciones casi perfectas para su incubación, durante los siguientes nueve meses. Los nuevos varanos nacerán y se verán atrapados entre las duras paredes de arcilla del nido, pero permanecerán inmóviles hasta que su madre regrese por ellos. No corren peligro, pues ella sabe exactamente cuándo sacarlos.

Seguridad en una esponja

A diferencia de sus muchos parientes con aletas espinosas, el pez coto dragón no construye nido para sus huevecillos, sin que los deposita en una esponja. Esta los protegerá de los depredadores y será un buen hogar para ellos. El coto hembra introduce su tubo ovipositor a través del suave tejido de la esponja para desovar en los canales a través de los que la esponja succiona agua de mar. Los huevecillos permanecen ahí con el suministro de oxígeno asegurado. La esponja, además, produce sustancias antimicóticas y antibacterianas que protegen a los huevos y a ella misma de cualquier enfermedad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas