Imagen Imagen

El engaño es una característica innata del cuclillo.

Fraude y destrucción

Algunas especies han aprendido a reconocer y combatir la invasión del cuclillo, por lo que la continuidad de esta especie es una incógnita. La respuesta parece ser que el engaño es lo suficientemente bueno y no despierta gran suspicacia. Si un anfitrión sospecha que uno de los huevos del nido no es suyo y lo destruye, puede estar destruyendo su propia especie.

Cuando hay muchos cuclillos en el área poniendo sus huevos, los pájaros que destruyen los huevos sospechosos tienen la ventaja; pero si los cuclillos se alejan, las aves con las mejores defensas sufren más, porque pueden estar destruyendo sus propios huevos por equivocación.

Buenos vecinos

Los cuclillos no son los únicos que ponen sus huevos en los nidos de otros. Muchas aves depositan sus huevos en nidos de pájaros de su propia especie para no criar a sus hijos. Como los huevos son casi idénticos a los originales, hay pocas probabilidades de que sean detectados por los verdaderos propietarios.

En colonias de pinzones cebra de las llanuras áridas de Australia, se ha descubierto que una tercera parte de los nidos contienen por lo menos un huevo que no fue puesto por la dueña del nido. Además de eludir la responsabilidad de la crianza, esta hembra tiene otra ventaja: poniendo huevos en otros nidos puede producir más vástagos que si hiciera su propio nido. Sin embargo, debe moverse con rapidez y discreción si no quiere que la dueña del nido detecte su huevo y lo destruya. Hasta el momento no se ha visto a ninguna hembra de pinzón cebra poniendo huevos en otros nidos que no sean los suyos, pero las pruebas de ADN realizadas con huevos de pinzones demuestran sin lugar a dudas que el fraude se lleva a cabo. Parece entonces que, para las hembras de pinzón cebra que crían a sus propios hijos, el hecho de poner unos cuantos huevos en el nido del vecino es como agregarle un poco más de merengue al pastel genético.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Hasta entre las aves hay delincuentes!

Notas Relacionadas