Imagen Imagen

Una piel anormalmente seca puede generar hasta 30.000 voltios, lo que la convierte en un peligro potencial.

¿Por qué el auto puede dar descargas eléctricas?

Es un día seco, usted usa una chaqueta de nylon y zapatos de suela de goma, se desliza enérgicamente en el asiento de su automóvil y, al abrir la puerta para salir, una chispa sale de su mano. ¿Qué sucedió?

Cuando se deslizó en el asiento del vehículo se formó una carga de electricidad estática. Este fenómeno, que causa que algunas prendas creen una descarga al tocarlas, o que el pelo lance destellos al cepillarlo, fue observado mucho antes que la electricidad creara malentendidos y problemas. La gente con una piel anormalmente seca puede generar hasta 30.000 voltios, lo que la convierte en un peligro potencial en lugares como fábricas de explosivos y refinerías de petróleo.

No se preocupe si no requiere de gran fricción con el asiento de su auto para convertirse en una especie de pila humana; eso fue lo que sucedió cuando tocó la puerta: los electrones en su cuerpo aprovecharon la oportunidad de diseminarse por una superficie mucho mayor del auto. Ahí se quedan, porque la barrera aislante de los neumáticos del auto evita que escapen al aún mayor cuerpo de la Tierra.

Diversos factores deciden qué clase de choque han de sufrir, o si acaso llegan a sufrir alguno. El estado de los neumáticos juega un papel importante. Los nuevos son mejores aislantes que los gastados, porque tienen menos contacto con el suelo. El tiempo de lluvias rompe tal aislamiento. Con un tiempo seco, usted tiende a desarrollar una carga y a conservarla. Si su ropa es buen aislante, como la mayoría de las fibras sintéticas, la electricidad estática aumenta; la misma ropa, recién lavada, es mejor aislante que cuando está sucia. Las suelas sintéticas de los zapatos también mejoran el aislamiento; las de cuero permiten que la carga de electricidad se filtre sin peligro hacia el piso cuando sale del auto.

Por supuesto, es posible evitar estas descargas cuando manejamos solo en tiempo húmedo, vestimos sandalias de cuero y ropa de algodón. Un remedio más práctico consiste en aplicar a los asientos un antiestático en aerosol. Lo mejor sería recordar asir el marco metálico de la puerta antes de salir del auto. Esto permite que los electrones se diseminen tan lejos uno de otro como sea posible. Cuando estos se mueven casi al momento, usted está seguro, aunque aún lleva una pequeña carga, exactamente compatible con la de la carrocería, eliminando así cualquier peligro de descarga.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas