SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

Las crías se quedan en la madriguera, y no podrían vivir sin la leche materna durante los primeros tres meses

 

El lazo común entre un tiburón y un guppy

Aunque el agua es un ambiente peligroso para las crías, la mayoría de los peces ponen en ella sus pequeños huevos para que ahí mismo se desarrollen. Lo hacen a pesar de que parecería más conveniente nacer después de haberse desarrollado dentro del cuerpo de la madre. Entre los animales marinos que dan a luz a sus crías se hallan algunos tiburones. Estos ya son capaces de cazar a las pocas horas de haber nacido.

Los jóvenes tiburones tigre ni siquiera esperan a nacer. Cuando todavía está en el oviducto, el embrión más fuerte se come los huevos no fertilizados de la madre y a sus hermanos. Solo él sobrevive. Sin embargo, el tiburón tigre tiene un par de oviductos, y la hembra pare dos crías al mismo tiempo. Estos individuos pueden valerse por sí mismos en el momento de nacer.

Pero no todos los peces que dan a luz son cazadores feroces. Los guppy también lo hacen. Sus huevos se rompen dentro del oviducto y la cría flota libremente dentro de su madre y se alimenta de las yemas de los huevecillos y de una secreción de la membrana del oviducto.

Los embriones de tiburón carcarínido se adhieren al oviducto de la madre por medio de un largo cordón. El ciprinodóntido gila muestra otra adaptación en la que los embriones se alimentan por medio de los vasos sanguíneos que los conectan con la pared del oviducto, algo parecido al sistema placentario de los hulla. La hembra no desperdicia el esperma no usado: lo almacena para fertilizar los huevos que ponga posteriormente. Esto le permite cargar una doble progenie de diferentes edades al mismo tiempo.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen chanchan
chanchan

Sería mejor que no se reprodujeran tanto

Notas Relacionadas