Imagen Imagen

Un visitante regular de nuestros cielos.

El fascinante Cometa Halley

El 16 de octubre de 1982, unos astrónomos de California enfocaron el telescopio más grande del mundo hacia un punto de la constelación Can Menor. Estaban tras la pista de algo que no se había visto en más de 70 años y que visitaría de nuevo el sistema solar: el cometa Halley. Cuando estaban observando la pantalla de televisión que retransmitía la imagen captada por el gran telescopio de Monte Palomar, los astrónomos de pronto vieron el diminuto punto que buscaban. El cometa Halley estaba en el camino previsto.

Las apariciones de este cometa se han registrado desde el año 240 a.C., 29 veces en total. Se le bautizó así en honor de Edmond Halley, científico inglés del siglo XVII que estableció que los cometas siguen órbitas calculables. Observó el cometa en 1682 y predijo que regresaría en 1758. En el pasado, la aparición de cometas suscitaba numerosos temores: se pensaba que eran visitantes horrendos, serpientes sedientas de sangre enviadas para devorar seres humanos, y heraldos de enfermedades.

La aparición de los cometas se debe a que giran alrededor del Sol, en órbitas regidas por la gravedad. Mientras que la órbita de los planetas es casi circular, los cometas siguen trayectorias alargadas. Cuando el cometa Halley llega al extremo de su recorrido, está 35 veces más lejos del Sol que la Tierra. Entonces es invisible hasta para el telescopio más grande del mundo. Pero cuando está en su punto más cercano al Sol, el cometa pasa dentro de la órbita de la Tierra. Cuando el Sol lo calienta y se rodea de una gran nube de gas y polvo, se convierte en una brillante imagen en el cielo.

Mientras que la Tierra recorre toda su órbita en un año, el cometa Halley tiene un período de traslación de 76 años. Por lo tanto, el cometa reaparecería a intervalos regulares si estuviera sometido sólo a la influencia gravitatoria del Sol. Pero también los planetas ejercen atracción, especialmente los enormes Júpiter y Saturno. Si un planeta está más o menos frente a un cometa, su gravedad lo impulsa y acelera. Si el cometa se aleja de un planeta, la gravedad de éste atrae al cometa hacia atrás y lo frena.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Interesante

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

¡Que maravilla!

Imagen marcelo oscar
marcelo oscar

Quien no espero al famoso cometa

Imagen Dennis
Dennis

Buena

Notas Relacionadas