Imagen Imagen

El plan de trabajo resultó tan extraordinario que a veces se construía más de una planta en un solo día 

Planificación impecable

En el plan de trabajo figuraban cada uno de los camiones esperados, la carga que transportarían, el nombre de su responsable y su lugar de destino. Cada viga era elevada con grúas hasta su nivel correspondiente y luego transportada en vagones en miniatura hasta su posición correcta. El plan de trabajo resultó tan extraordinario que a veces se construía más de una planta en un solo día. Los 102 pisos del Empire State estuvieron terminados en un tiempo récord. La construcción de este edificio de 381 m de altura exigió solo seis meses y concluyó año y medio antes de lo previsto, hazaña que estableció nuevos parámetros de eficacia en la industria de la construcción. Corría el año de 1931, uno de los peores momentos de la Gran Depresión, y el edificio permaneció desocupado. Su construcción había costado 24 millones de dólares -una cantidad modesta para la época- y durante los primeros años obtuvo su principal fuente de ingresos de la venta de entradas para subir hasta los miradores de las plantas 86 y 102. En los días claros, desde lo alto del edificio, se abarca una extensión de 80 km.

Un rascacielos de acero

El esqueleto de acero del edificio es enormemente resistente. La inclinación del edificio en la planta 85, incluso con vientos fuertes, no supera los 6 mm. En julio de 1945 un bombardero de la Fuerza Aérea estadounidense, que viajaba a una velocidad de 400 km/h, se estrelló contra los pisos 78 y 79, a causa de la niebla. Tres de sus tripulantes y once ocupantes del edificio perdieron la vida, pero la estructura del edificio no sufrió daños irreparables.

La peculiar silueta de Manhattan comenzó a cobrar forma con la introducción del acero como material de construcción de los grandes edificios. Anteriormente los materiales más usados eran la piedra, el ladrillo, la madera y el hierro fundido. Sin embargo, para construir un edificio de más de 10 pisos era necesario que las paredes de la base fueran muy gruesas, lo que apenas dejaba espacio libre a nivel del suelo y, antes de que se inventaran los ascensores, la altura de la construcción estaba limitada por el número de escalones que era posible subir con relativa comodidad.

Uno de los más notables rascacielos construidos en Manhattan entre 1901 y 1903 fue el Flatiron Building. Este edificio debe su forma única al angosto terreno triangular que ocupa, en la confluencia de la Quinta Avenida y la Calle 23. Tiene 20 plantas y su estructura de acero soporta una fachada de piedra de estilo renacentista francés.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen ROSA
ROSA

Muy buena informaciòn, imagino que el poco espacio hace que se hagan las construccuiones hacia arriba, pero prefiero vivir en casa a depto.!!

Imagen Blas agustín
Blas agustín

Es cierto que ahora se hacen cada ves más altos.

Imagen melanie
melanie

Muy buena informaciòn

Imagen Arturo Alejandro
Arturo Alejandro

Interesante

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Impresionante

Imagen delia elvira
delia elvira

muy interesante

Imagen Elva Natalia
Elva Natalia

Verdaderos gigantes

Imagen Alicia Liliana
Alicia Liliana

Una obra magnifica

Notas Relacionadas