SEGUINOS EN: Imagen Imagen Imagen
Imagen Imagen

El camino hacia el conocimiento del átomo.

Dentro del átomo

Como una cabeza de alfiler

Thomson imaginó al átomo como un budín de ciruela: una esfera con carga positiva en la cual estaban incrustados como grosellas los electrones con carga negativa. Pero este sencillo modelo no sobrevivió a los experimentos iniciados en 1906 por el físico Ernest Rutherford, que culminaron con la división del átomo. Rutherford dedujo que el núcleo, aunque contenía casi toda la masa del átomo, debía de ser en extremo pequeño. Si el átomo fuera del tamaño de una casa mediana, el núcleo sería apenas como una cabeza de alfiler.

Ver lo invisible

Inicialmente, todo tuvo que aceptarse solo en teoría, pues no había forma de ver las partículas. Pero poco después el físico inglés Patrick Maynard Stuart Blackett, que inició sus investigaciones hacia 1919, logró captar imágenes de los choques de partículas que producían transmutaciones. Para esto se valió de un aparato llamado cámara de nubes: un vaso de cristal que contenía aire húmedo. Si de pronto se reduce la presión en el vaso, el vapor de agua se condensa en nubes. El proceso de condensación podía desencadenarse al hacer pasar partículas subatómicas cargadas, que dejaban un rastro perceptible en la cámara de nubes.

Blackett registró el aplastamiento del núcleo en una cámara de nubes. Para lograrlo tomó 23.000 fotografías que mostraban los rastros de 400.000 partículas alfa. Solo en 1925, seis años después de iniciado su trabajo, este notable hombre de ciencias registró ocho rastros ramificados, que mostraban el núcleo de un átomo al recibir el choque.

La cámara de nubes, y posteriormente la cámara de burbujas, en la cual las partículas dejan un rastro de burbujas en un líquido, se conviertieron en herramientas básicas de los físicos que estudian las partículas.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Merlin1975
Merlin1975

La física cuántica se adentra en este hermoso universo!

Notas Relacionadas