Imagen Imagen

Un espectacular coloso de hierro se yergue junto al Sena

¿Cómo se alzó la Torre Eiffel sobre la silueta de París?

"Francia será el único país del mundo con un mástil de 300 m de altura", declaró el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel. Se proponía construir la torre más alta del mundo en la orilla izquierda del Sena. Entre sus detractores figuraba un grupo de artistas y escritores, que publicaron un manifiesto que denunciaba que la torre sería "la deshonra de París, vertiginosamente ridícula, como la gigantesca y sombría chimenea de una fábrica".

Un gran tributo

El controvertido proyecto de Eiffel ganó el concurso destinado a construir un monumento para conmemorar el Centenario de la Revolución Francesa, como parte de la Exposición de París de 1889. Entre las ideas presentadas figuraba la construcción de una falsa guillotina de 305 m de altura.

Eiffel había adquirido notoriedad por sus trabajos de hierro fundido, un material que él suponía ligero y lo bastante resistente para construir su grandiosa torre. Sin embargo, el diseño original de la torre, soportada sobre cuatro arcos semicirculares, no fue obra de Eiffel. Fue concebido por dos de sus ayudantes, Maurice Koechlin y Emile Nougier, en los talleres del maestro. La construcción de la torre comenzó en enero de 1887, bajo la experta supervisión del gran ingeniero.

Acunada por el viento

Fue necesaria la participación de 50 ingenieros para producir los 3.700 bocetos parciales que requería la gran obra de Eiffel. Cada parte de la torre se forjaba en las fundiciones y era elevada por dos enormes grúas, unidas por un cable que corría sobre una polea. Cuando una de las grúas levantaba su carga, la otra descendía, para contrarrestar el peso.

La primera de las tres plataformas de la torre se elevaba a 52 metros del suelo, y la segunda a 106 metros. En marzo de 1889 la torre había alcanzado ya su altura definitiva (302 metros), el doble que la Gran Pirámide de El Cairo. La Torre Eiffel fue el edificio más alto del mundo hasta 1930, fecha en la que se inauguró el Chrysler Building de Nueva York.

Eiffel pagó de su propio bolsillo la mayor parte de los 8 millones de francos necesarios para construir la torre, pero recuperó su inversión pocos años después de que el edificio fuera abierto al público. En un principio, los visitantes pagaban dos francos para subir hasta la primera plataforma, un franco más para subir a la segunda y dos francos más para subir hasta la tercera. Cuando el viento sopla con fuerza la parte superior de la torre se cimbra hasta 10 cm.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas