Imagen Imagen

La refrigeración se perfeccionó en el siglo XIX con la necesidad de enviar carne a otros países.

Cómo enfrían las heladeras

Cuando encendemos un horno eléctrico, los alimentos se calientan. ¿Cómo es posible que al conectar una heladera se enfríe la comida?

Esto ocurre porque se aprovechan dos principios científicos: primero, al evaporarse, los líquidos absorben el calor de su ambiente, pues necesitan energía para realizar el cambio de estado físico; y segundo, los líquidos se evaporan a menor temperatura cuando se someten a presiones bajas.

Todo liquido que se evapore fácilmente a bajas temperaturas es un potencial refrigerante. Es posible evaporarlo y licuarlo alternadamente, haciéndolo circular a través de tubos en los que varíe la presión. 

Los tubos del interior de la heladera son de grueso calibre, por lo que dentro de ellos la presión es baja y el líquido que allí circula se evapora. Con ello se mantiene frío el tubo y se absorbe el calor de los alimentos.

Un motor eléctrico succiona el gas frío de los tubos, lo comprime para que se caliente y lo manda al tubo serpentín de la parte trasera de la heladera.

El aire que circunda al serpentín absorbe el calor del ambiente y hace que el gas vuelva a condensarse, todavía a muy alta presión.

Después, un tubo de calibre muy angosto, llamado capilar, devuelve el líquido de alta presión a los tubos ensanchados del interior, el líquido se evapora de nuevo y el ciclo se repite.

La refrigeración se perfeccionó en el siglo XIX ante la necesidad de enviar a los principales mercados de Europa y el este de Estados Unidos la carne de las vastas tierras de pastoreo de Australia, Nueva Zelandia, América del Sur y el oeste de la Unión Americana.

Uno de los primeros en aplicar el principio de la refrigeración fue el impresor James Harrison, un escocés que emigró a Australia. Al limpiar con éter sus tipos de imprenta, notó el enfriamiento causado en el metal. El éter es un líquido con bajo punto de ebullición, y se evapora fácilmente. En 1851 Harrison puso en práctica su descubrimiento. Por unos tubos bombeó éter para enfriar el edificio de una cervecería de Bendigo, Victoria, Australia.

La idea de Harrison permitió, ya en 1880, la primera travesía australiana con frigorífico. Esa vez, en un viaje de dos meses, el barco SS Strathleven transportó carne a Londres.

El primer refrigerador doméstico lo fabricó en 1879 el ingeniero alemán Karl von Linde, quien modificó un modelo industrial que había diseñado seis años antes. El refrigerante era amoníaco, que circulaba impulsado por una bomba de vapor.

Los primeros refrigeradores eléctricos se debieron a los suecos Balzer von Platen y Carl Munters, quienes en 1923 crearon su modelo con motor eléctrico para accionar el compresor.

Conservación de los alimentos

Al enfriar la comida se frenan las dos causas principales del deterioro: la proliferación de hongos y bacterias, y la descomposición química. En una heladera doméstica, la temperatura se mantiene entre 1 y 5°C, suficiente para conservar durante una semana la mayoría de los alimentos. Se frena el desarrollo de los microorganismos que causan el deterioro, pero estos no mueren. La descomposición química también se reduce, pero no se detiene; así que los alimentos se echan a perder si se guardan demasiado tiempo. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas