Imagen Imagen

Todo comenzó con una joven vienese que sufría unos alarmantes ataques convulsivos.

¿Cómo desarrolló Freud sus teorías sobre el inconsciente?

Bertha Pappenheim, una inteligente y atractiva joven vienesa, sufría unos alarmantes ataques convulsivos. Las piernas se le paralizaban, se le entumecían algunas partes del cuerpo, oía y veía mal, e incluso por momentos olvidaba su lengua materna. Lo más inquietante era que su personalidad se transformaba en la de una niña traviesa, y hacía cosas que no recordaba cuando volvía a su ser real.

Purificación de la mente

Desesperada, Bertha, que contaba entonces 21 años, acudió a la consulta de Josef Breuer, un especialista en enfermedades del sistema nervioso. En 1883 Breuer le comentó a su colega y amigo Sigmund Freud el caso de Bertha, que se convertiría en el punto de partida del psicoanálisis. Los síntomas de Bertha se habían manifestado después de cuidar a su padre durante una enfermedad terminal. Breuer opinaba que esa experiencia "unida a la tristeza y el sentimiento de culpa" era lo que había desencadenado la afección de Bertha.

Freud estaba de acuerdo con el diagnóstico de histeria -una enfermedad nerviosa caracterizada por gran variedad de síntomas funcionales- que había formulado Breuer. Escuchó atentamente las explicaciones de Breuer sobre cómo Bertha -que recibió el nombre clínico de "Anna O"- había logrado recordar, mientras estaba en trance, lo que hacía y decía cuando su lado "travieso" la dominaba.

En aquella época Freud, a sus 28 años, era el jefe del departamento de enfermedades nerviosas del hospital general de Viena. Su especialidad era la neurología, el estudio del sistema nervioso. Pero, influido por la obra del eminente neurólogo francés JeanMartin Charcot, Freud empezó a interesarse por el funcionamiento de la mente. También le impresionó profundamente la conclusión general establecida por Breuer de que, si bien los síntomas se manifestaban en el estado consciente normal, sus causas permanecían ancladas en el inconsciente del enfermo. La hipnosis -regreso controlado al estado inconsciente- era la clave para desvelar las causas y curar la enfermedad, afirmaba Breuer.

En 1886 Freud abrió una consulta privada en Viena, especializándose en la investigación y tratamiento de las enfermedades nerviosas. Al principio trató a sus pacientes con medios tradicionales como la electroterapia, el masaje y los baños fríos. Sin embargo, los tratamientos no siempre surtían éxito, por lo que Freud decidió emplear la hipnosis y, posteriormente, la catarsis referida por Breuer.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen joseluis13
joseluis13

Buenisimo!!

Imagen poise
poise

MUY BUENA NOTA!!!

Imagen takataka
takataka

Usar la hipnosis es someter la mente de una persona a otra

Imagen 005Quico
005Quico

Bien

Notas Relacionadas