Imagen Imagen

Su principal causa reside en las hormonas masculinas o andrógenos, de las cuales el cuerpo femenino produce pequeñas cantidades

¿Por qué no vemos mujeres calvas?

La calvicie en las mujeres puede ser más común de lo que parece. La mayoría de los hombres no esconden la calvicie porque saben que muchos otros están en las mismas condiciones. Es probable que las mujeres calvas se sientan más avergonzadas y escondan su problema debajo de una peluca.

No obstante, la calvicie es más rara entre las mujeres que entre los hombres, porque su principal causa reside en las hormonas masculinas o andrógenos, de las cuales el cuerpo femenino produce pequeñas cantidades. La alopecia femenina suele ser resultado de alguna enfermedad, como la psoriasis, el uso de quimioterapia o el estrés severo.

Es posible que se pierda cabello al suspender la píldora anticonceptiva. La anemia y la falta de hierro causada por la menstruación también afectan gravemente la condición capilar. Es muy raro que una mujer pierda cabello hasta quedar calva, y aun cuando esta pérdida sea grave, como a veces ocurre después de la menopausia, lo más común es que el cabello se vuelva más fino, lo que tampoco se desea que sea notable para los demás.

¿Por qué algunos hombres se quedan calvos?

Aunque pretenda atribuirse la calvicie a pensar en exceso, a sombreros ajustados, caspa, resequedad o seborrea del cuero cabelludo, lo cierto es que obedece a una sola causa: la herencia.

No es necesario revisar el álbum familiar de un calvo para hallar el origen de su problema. A veces tal achaque no afecta a una generación o dos, pero se manifiesta en una u otra rama de la familia.

El cuero cabelludo promedio produce unos 100.000 cabellos de los folículos que contienen nutrientes en su base bulbosa. En un momento dado, cinco de cada seis folículos producen cabello mientras el sexto descansa. Cuando un cabello alcanza la madurez -a la altura del hombro o más, si no se corta-, su folículo reduce su actividad y la hebra cae. En promedio se pierden 100 cabellos al día.

Un hombre con una incipiente calvicie de tipo hereditario no pierde más cabello que otros; sin embargo, sus folículos se mantienen permanente e irremisiblemente inactivos. Ciertos fármacos y algunas enfermedades como el herpes, la psoriasis y la tiña pueden causar una alopecia excesiva, pero el cabello vuelve a crecer cuando el problema se ha resuelto, que no es el caso de la calvicie hereditaria.

El proceso puede comenzar en la adolescencia, aunque suele iniciarse después de los 20 años, cuando el folículo piloso produce cantidades excesivas de enzima 5alfa reductasa. La hormona masculina, la testosterona, se combina para producir deshidrotestosterona, el principal enemigo de la cabellera del hombre. Bajo su influjo, algunos folículos languidecen, produciendo cabello más delgado y luego sólo un vello fino, como si fuera pelusa. Otros folículos dejan de funcionar para siempre.

Hace siglos se descubrió la relación entre la potencia masculina y la pérdida de cabello. Aristóteles e Hipócrates observaron que los eunucos no eran calvos. Y los cantantes castrados del teatro de ópera de los siglos XVII y XVIII, hombres emasculados para evitar que su voz cambiara durante la adolescencia, poseían abundantes cabelleras. En verdad, para quienes eran presa de la desesperación, la castración era el método más eficaz para evadir la calvicie. Aún persiste la idea de que los calvos son hombres muy viriles, idea que es del agrado de muchos pero que carece de bases verdaderas.

¿Existe la posibilidad de curar la calvicie?

Se sabe que sí. Un método -más camuflaje que cura- consiste en trasplantar o "entretejer" pelo. En los espacios vacíos se injertan algunos mechoncitos de cabello procedentes de las partes sanas. El cuero cabelludo calvo necesita alrededor de 250 injertos. El cabello nuevo que crece en la corona cubre las zonas de las que se extrajeron los mechones. Otro método, muy parecido al anterior, se conoce como reducción de cuero cabelludo. La piel que recubre la corona es reemplazada por la que recubre los lados y el cuello.

Hace unos años, el 70% de pacientes que ingerían minoxidil, un fármaco antihipertensivo, informaron que les crecía cabello. La compañía farmacéutica que producía este medicamento, vislumbrando un mercado potencialmente rico, lo adaptó para uso externo. Pero solo funciona en hombres jóvenes, con calvicie reciente, y debe usarse de por vida, ya que al suspender el medicamento se pierde el cabello.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas