Imagen Imagen

El ciclo del agua renueva constantemente el vital elemento. 

Agua nuestra

¿Por qué no se agota el agua?

Las reservas de agua del mundo son enormes: suman unos 1.354 millones de kilómetros cúbicos. Pero, en todo momento, cerca del 97% de dicha reserva se encuentra en los mares salados, y otro 2% inmovilizado en glaciares y en los casquetes polares. Menos de 1% está a nuestra disposición como agua dulce en lagos, lagunas, ríos y fuentes, o en los depósitos subterráneos a los que podemos llegar mediante pozos.

Si esta escasa provisión de agua no se renovase continuamente, los ríos y los lagos se secarían, los campos y bosques se agostarían, y toda forma de vida se extinguiría. Afortunadamente, eI agua está en constante movimiento y circula entre los océanos, el aire y la tierra en un complejo ciclo sin fin.

El Sol es la fuerza motriz que activa eI ciclo del agua: calienta la superficie del mar y convierte el agua en vapor. También se evapora el agua de los ríos, de los lagos, de las hojas de las plantas e incluso de los glaciares. Este invisible vapor se condensa en el aire y forma los billones de diminutas gotitas y cristales de hielo que componen las nubes. Al condensarse la humedad de las nubes, vuelve a la tierra en forma de lluvia, nieve y otras formas de precipitación. Y allí se evapora de nuevo y continúa su ciclo incesante.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas