9 innovaciones impulsadas por la I Guerra Mundial 9 innovaciones impulsadas por la I Guerra Mundial

Los relojes de pulsera, ejercicios de pilates, los impermeables y un par de objetos más, no se había popularizado como los conocemos hoy en día, sino hasta después de la I guerra mundial cuando comenzaron a conocerse en todas partes.

Cómo surgió el horario de verano (DTS).

Fue recién durante la I Guerra Mundial que los gobiernos de todo el mundo adoptaron esquemas de horarios de verano. ¿Por qué? Para ahorrar energía, conservar recursos como el combustible y extender la jornada laboral en pos de los esfuerzos que demandaba la guerra. 


¿Quién creó los impermeables?

Si bien fue Charles Macintosh quien inventó las prendas de vestir impermeables casi un siglo antes de la I Guerra Mundial, las conocidas marcas de indumentaria Burberry y Aquascutum modernizaron el diseño para mantener a los oficiales británicos secos y abrigados. Hoy, son muchos los modelos de pilotos con solapas y bolsillos creados para sujetar pistolas, estuches de mapas y hasta espadas.


Popularidad de Hollywood

Con Europa en la línea de fuego, la industria del cine del viejo continente se vio obligada a achicarse. La situación abrió entonces las puertas de este mercado a los norteamericanos. Hollywood pronto comenzó a amasar fortunas con la producción de propaganda en tiempos de guerra. La propia guerra generó material para muchas películas en la década de 1920 y 1930, entre ellas Wings, una pieza del cine mudo de 1927 ambientada en la I Guerra Mundial que ganó un Oscar a la Mejor Película.


Cómo comenzaron los bancos de sangre

Hasta la I Guerra Mundial, las transfusiones se realizaban mediante transferencia directa de la sangre de una persona a otra. Más tarde, Oswald Robertson, médico de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos advirtió la necesidad de almacenar sangre antes de que se presentaran las emergencias. En 1917, ayudó a establecer el primer banco de sangre en el frente occidental.

Quién creó el reloj pulsera

Los relojes de muñeca se vendían ya en el siglo XIX, pero no se volvieron populares entre el público masculino sino hasta que la I Guerra Mundial demostró su superioridad frente a los relojes de bolsillo en el campo de batalla, en especial para los líderes militares que coordinaban los ataques. Hacia el final de la guerra, una generación entera de jóvenes ya usaban reloj pulsera.


Salchichas de soja

En 1918, en Colonia, Alemania, el Mayor Konrad Adenauer solicitó una patente para su novedoso método de conservación de carne: una mezcla que combinaba carne de salchichas con harina de soja. Si bien no era una alternativa vegetariana, la técnica resultó exitosa y perduró en el tiempo. Los productos de “carne” de soja representan hoy una industria multimillonaria.


Cómo surge el ejercicio de pilates

Cuando estalló la I Guerra Mundial, el artista circense Joseph H. Pilates fue detenido por ser ciudadano alemán. Decidió entonces emplear el tiempo para perfeccionar una rutina de ejercicios que había desarrollado y que consistía en un sistema de resortes y poleas montados sobre camas de hospital. 


Toallas higiénicas descartables

El cellucotton, un producto elaborado a partir de pulpa de celulosa por la compañía Kimberly-Clark, se convirtió en un elemento imprescindible en los hospitales militares como una alternativa más absorbente y menos costosa que las vendas de algodón. Al finalizar la guerra, los ejecutivos de la compañía se enteraron de que muchas enfermeras habían utilizado estos paños como toallas sanitarias para higiene femenina y ese fue el nacimiento de un producto nuevo y más accesible que las alternativas disponibles.


Cómo surgió la cirugía plástica

La I Guerra Mundial dejó miles de hombres con cicatrices. Harold Gillies, cirujano del ejército británico, y sus colegas llevaron a cabo más de 11.000 operaciones, principalmente en soldados con heridas faciales causadas por disparos. Gillies recibió títulos nobiliarios por sus esfuerzos y fue reconocido posteriormente como el padre de la cirugía plástica moderna 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas