Imagen Imagen

Comer fuera de casa no sólo le puede dejar doliendo los bolsillos... también lo dejará con unos cuantos kilos de más. Pero no desespere y disfrute de una salida distinta, teniendo en cuenta estos trucos para ordenar sabiamente. 

1. Evite los restaurantes románticos

Ningún dueño de un restaurante lo va a aceptar, pero según investigaciones, el motivo por el que ambientan sus locales a media luz y con música tranquila es porque saben que esta atmósfera propicia a que se coma más lentamente y por más tiempo. También ayuda a animarse a ordenar un postre y otro trago.

2. Pida dos entradas

Los ojos del mozo se saldrán de su rostro, pues prefiere que pidan un inmenso plato fuerte. Pero puede ahorrarse muchas calorías, y unos cuantos pesos, si ordena dos entradas y se saltea el plato principal, sobre todo si el restaurante ofrece una deliciosa variedad de entradas de mariscos y de verduras. Y ni se le ocurra pedir algo frito.

3. Ordene una ensalada sencilla

Los dueños de los restaurantes no tienen remedio. La gente les pide algo tan simple como una ensalada verde y ellos se las ingenian para saturarla de calorías (y de pasada, cobrarla más cara), y le agregan queso, salame, jamón, crutones y aderezos con base de mayonesa. Pida una ensalada, por supuesto, pero insista en que sólo le pongan verduras.

4. Prescinda del coctel 

¿Qué es lo primero que el mozo le quiere traer en un restaurante? Un coctel, una cerveza o vino, sobra decirlo. Los mozos saben instintivamente lo que investigadores de Inglaterra comprobaron científicamente: tendemos a comer más después de beber una copa. El estudio halló que los hombres que tomaban una cerveza media hora antes de la comida comían más que los que sólo tomaban una bebida sin alcohol. Y los que tomaban alcohol también comían alimentos más grasosos y salados y se sentían menos satisfechos después de comer. Si está tratando de controlar su peso, beba alcohol después de la comida y no antes.

5. Averigüe en internet las calorías de la comida rápida

Muchos de los hiperpublicitados menús de las cadenas de comida rápida son poco más que un montón de grasas y calorías. Si le agrada el servicio que brindan estas cadenas pero a la vez quiere mantener despejadas sus arterias, la mejor manera de saber cuáles son los productos más saludables no consiste en leer los menús sino en visitar sus sitios web y averiguar sus características nutricionales. Se dará cuenta en el acto de que las papas a la francesa y otros alimentos fritos, las hamburguesas y los aderezos con base de mayonesa son un verdadero campo minado en lo referente a la nutrición. Y para compensar, también verá que lo más sensato es ordenar porciones más pequeñas y sándwiches saludables para la salud del corazón.

6. Beba el café más sencillo

Las cafeterías caras quieren que ordene el café más rebuscado que existe. Esto no sólo multiplica el precio de cada visita, sino que también se traduce en cientos de calorías a causa de la leche entera, la crema chantilly, el azúcar y los jarabes que utilizan. En cambio, una taza de café regular elaborado con un buen grano y con un toque de leche descremada es un boleto al paraíso, así que mejor cuide su billetera y sus arterias manteniendo las cosas simples. 

También te puede interesar: Colaciones: ¿Qué son y por qué son importantes?

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas