Tener un "diario de la felicidad" le ayudará a vivir mejor Tener un "diario de la felicidad" le ayudará a vivir mejor

La vida bajo la nube pandémica me había pasado factura. Algunas de mis amistades se habían desvanecido, dejándome triste. Las decepciones por la forma en que mi gobierno respondió a la pandemia me convirtieron en una persona resentida.

La gente a mi alrededor había notado estos cambios emocionales. Mi esposo me preguntó si podía quejarme menos, ya que él se llevaba la peor parte de mi frustración. Empecé a ver que me estaba convirtiendo en una caricatura de una persona triste que no quería ser.

Mi falta de sentir placer realmente me golpeó cuando mi familia estaba de vacaciones en un viaje por ruta. Normalmente me encanta viajar, pero en esta ocasión en particular, mientras miraba por la ventana el hermoso paisaje del norte de Arizona, me di cuenta de que no sentía nada. Intelectualmente, podía ver las razones para sentir placer, pero los sentimientos en sí no estaban ahí.

Después de buscar en Internet y autodiagnosticarme un caso leve de anhedonia (la incapacidad o la disminución de la capacidad para sentir placer), me topé con una publicación de un blog que recomendaba llevar un “diario de placer”. Estaba intrigada. Llevo un diario desde los 10 años, así que escribir algunas líneas sobre las cosas de mi día que me provocaban alegría parecía factible.

Desde hace varios meses, llevo un registro diario de todas las cosas, grandes y pequeñas, que me han brindado deleite, satisfacción y gozo. He registrado experiencias sensoriales (el olor y el sabor de mi café de la mañana), impulsos emocionales (reavivar una vieja amistad), incidentes divertidos (las graciosas tonterías de mi hijo de diez años) y delicias que desafían la categorización, como la sorpresa que me llevé cuando una lagartija se cruzó en mi camino en un paseo matutino. Incluso algo tan mundano como una ducha caliente o cantar al son de la radio se convierte en parte de mi diario.

Escribir de esta manera ha dado lugar a algunas ideas. Por un lado, ha sido un interesante ejercicio de afirmación. Como nutricionista y escritora sobre alimentación, mi adoración por la comida me hace sentir convencida de que estoy en el camino correcto en cuanto a mi carrera. No pasa un día sin que esté grabando las glorias de una ensalada bien acomodada o el crujido de la coliflor asada. Regresar a las raíces de por qué elegí mi trabajo es resurgir a un nivel de placer que estaba enterrado debajo del día a día de la vida.

De hecho, he descubierto la fuente inagotable que se encuentra en actividades de fácil acceso como escuchar música, disfrutar de una gran novela o abrazar a mis hijos. Es una hermosa revelación.

También ha sido revelador descubrir las cosas que creo que debería disfrutar, pero no lo hago. Un día, cuando abrí mi diario para escribir sobre la cena que había tenido con una amiga, me di cuenta de que en realidad no había disfrutado mucho de nuestra interacción. Ella había descargado sus problemas, mientras yo estaba sentada como un autómata sonriente y asintiendo. (Dicho sea de paso, probablemente eso fue lo que mi esposo sintió de mi parte en mis muchos meses de quejas). Sin embargo, sobre todo, el principal beneficio que he notado al llevar un diario de los placeres cotidianos es que mantiene el gozo al frente de mis pensamientos. Y cuando me enfoco en cómo disfrutar de la vida, obtengo más alegría de ella. Después de varios meses de escribir un diario, no puedo decir que me deleite en cada momento, o incluso que encuentre la misma felicidad que antes de la pandemia, pero hacer un seguimiento de las cosas que me dan alegría ha sido mucho más impactante de lo que hubiera imaginado. A medida que perfeccioné mi visión del placer en la vida, evité que las cosas menos placenteras me robaran la alegría. 

Tomado De The Washington Post (23 de noviembre de 2021), Copyright © 2021 por The Washington Post

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas