¿Qué relación hay entre las grasas trans y la demencia? ¿Qué relación hay entre las grasas trans y la demencia?

Un nuevo estudio realizado a adultos mayores descubrió que aquellos cuya sangre contenía niveles más altos de grasas trans tenían más probabilidades de desarrollar demencia que aquellos con niveles más bajos.

Existen dos fuentes principales de grasas trans en la dieta humana: natural y artificial. 

Las primeras están presentes en pequeñas cantidades en los productos lácteos y en la carne de algunos animales, mientras que las artificiales son producto de un proceso industrial que agrega hidrógeno al aceite vegetal para hacerlo sólido.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, el consumo de grasas trans puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y tiene vínculos con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

En un reciente artículo de la revista Neurology, investigadores mostraron cómo vincularon las grasas trans con un mayor riesgo de demencia utilizando datos de un estudio de salud en curso de personas que viven en la ciudad de Hisayama, en Japón.

"Estos resultados nos dan aún más razones para evitar las grasas trans", dice el autor principal del estudio Toshiharu Ninomiya.

El nuevo estudio utilizó datos de 1.628 personas que tenían al menos 60 años de edad y sin demencia cuando dieron muestras de sangre durante un examen de detección en 2002-2003. Los investigadores los siguieron durante otros 10 años y notaron cualquier incidencia de demencia que ocurriera. Durante el seguimiento, 377 de los participantes recibieron un diagnóstico de demencia, incluidos 247 para la enfermedad de Alzheimer.

Para el análisis, el equipo clasificó a los participantes en cuatro grupos iguales según sus niveles sanguíneos de grasas trans.

En el grupo con el nivel sanguíneo más alto de grasas trans, la tasa de incidencia de demencia fue de 29.8 por 1,000 años-persona.

En el siguiente grupo más alto de grasas trans, la tasa de incidencia de demencia fue de 27.6 por 1,000 años-persona. En el grupo de grasas trans más bajo, la tasa de incidencia de demencia fue de 21.3 por 1,000 años-persona.

Los investigadores ajustaron los resultados para otros factores que podrían influir en el riesgo de demencia. Estos factores incluyen el tabaquismo y las condiciones, como la presión arterial alta y la diabetes.

Después del ajuste, el equipo descubrió que los participantes en el grupo de grasas trans en sangre más alto tenían un 52% más de probabilidades de desarrollar demencia durante el seguimiento en comparación con el grupo de grasas trans en sangre más bajo. Para el segundo grupo más alto, esta probabilidad fue del 74%.

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año, el consumo de grasas trans causa más de 500.000 muertes por enfermedades cardiovasculares en todo el mundo.

La OMS recomienda que la ingesta total de grasas trans se limite a menos del 1% de la ingesta energética total, lo que se traduce en menos de 2,2 g/día con una dieta de 2000 calorías. 

Alimentos con más grasas trans:

  • Alimentos congelados, como las pizzas, el yogur helado o el helado.
  • Productos fritos o empanados.
  • Aperitivos salados, como las papas fritas.
  • Galletas.
  • Grasas sólidas como las margarinas. 
  • Bollería industrial.
  • Pasteles y tartas.
  • Comida rápida.
  • Sustitutos de crema no lácteos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas