Qué es la bronquitis y qué hacer para combatirla Qué es la bronquitis y qué hacer para combatirla

La bronquitis, generalmente temporal, suele aparecer después de un resfrío o gripe. Para un número importante de fumadores, es un mal recurrente grave.

Qué es la bronquitis

La bronquitis es una inflamación de la tráquea y de los conductos bronquiales, principales vías respiratorias que van a los pulmones. Estas se hinchan, se hacen gruesas y paralizan los cilios (vello que las reviste y elimina el polvo y los gérmenes). La mucosidad se acumula y produce tos. Hay dos tipos de bronquitis: aguda y crónica. La primera se distingue por presentar fiebre ligera que dura unos días y tos que desaparece después de varias semanas. La segunda, por la tos seca con flema que cambia de color; persiste varios meses y puede desaparecer y volver. 

Síntomas de la bronquitis

  • Bronquitis aguda: Tos con flemas blancas, amarillas o verdes. Febrícula (37,8 °C o menos). Ruidos anormales (llamados estertores) que cambian o desaparecen al toser. Dolor en el pecho al toser.
  • Bronquitis crónica: Tos persistente que produce flemas amarillas, blancas o verdes por lo menos tres meses al año, durante dos años consecutivos.  Sibilancias, falta de aliento. Tos al hacer esfuerzo, no importa lo ligero que sea.

Qué es la bronquitis y qué hacer para combatirla

Complementos para combatir la bronquitis:

Fortalecen la reacción inmunitaria del organismo y también estimulan el proceso normal de aflojar y expulsar las flemas. Los complementos para la bronquitis aguda deben tomarse solo mientras se está enfermo. Los que son para la bronquitis crónica requieren un uso prolongado. 

  • La raíz de tragacanto combate las infecciones bacterianas o virales, que pueden causar bronquitis
  • Solo el 10% de los casos de bronquitis son por una infección bacteriana, así que no piense inmediatamente en combatirla con antibióticos. Estos fármacos pueden reducir los niveles de bacterias “buenas” del organismo, y también pueden volver más resistentes las cepas bacterianas sensibles a los mismos antibióticos.
  • Las siguientes vitaminas deben usarse a diario. La vitamina C es particularmente útil contra los virus que atacan el sistema respiratorio. Tómela con antioxidantes potentes llamados flavonoides (o bioflavonoides), que son antiinflamatorios y antivirales naturales.
  • La vitamina A también es importante para la inmunidad. Ambas vitaminas ayudan a sanar el tejido pulmonar dañado por la bronquitis crónica.
  • Para un ataque agudo, el té de marrubio ayuda a adelgazar las secreciones mucosas; o, si prefiere, use olmo resbaloso en vez de este.
  • El NAC (N-acetilcisteína) es un seudoaminoácido que también adelgaza la mucosidad, y se dice que reduce el índice de recidivas.
  • La equinácea y el tragacanto son antibacterianos, antivirales y refuerzan la inmunidad. En dosis más elevadas, pueden usarse contra la bronquitis aguda.
  • Para la crónica o la que ocurre en cierta época del año, pruebe estas hierbas, rotándolas: equinácea (200 mg, 2 veces al día), tragacanto (200 mg, 2 veces al día), pau d’arco (250 mg, 2 veces al día) y 1.500 mg de hongos reishi o 600 mg de hongos maitake al día. Altérnelas semanalmente, una por una, y continúe el ciclo el tiempo que sea necesario.

Cómo aliviar la bronquitis:

  • Deje de fumar y evite los sitios donde haya fumadores.
  • Beba muchos líquidos: jugos de frutas diluidos y tés de hierbas. La deshidratación puede espesar la mucosidad y dificultar la expectoración.
  • Elimine el uso de productos en aerosol (fijadores para el cabello, desodorantes e insecticidas), los cuales pueden irritar las vías respiratorias.
  • No salga si la calidad del aire es mala o si tiene bronquitis crónica.
  • Cuando se padece bronquitis, a menudo cuesta trabajo respirar mientras se come, así que trate de evitar los alimentos difíciles de masticar, como las carnes y las verduras crudas.
  • Los antihistamínicos y los descongestionantes no alivian los síntomas pulmonares; de hecho, pueden agravarlos. Ello se debe a que este tipo de fármacos secan y espesan la mucosidad, y hacen más difícil la expectoración.


Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas