Mitos y verdades 
de las infecciones urinarias Mitos y verdades 
de las infecciones urinarias

Las ITU se hacen más comunes con la edad, tanto en los hombres como en las mujeres. En las mujeres, los niveles de estrógeno disminuyen después de la menopausia y la vagina pierde bacterias protectoras que mantienen al margen a las bacterias dañinas.

Las infecciones del tracto urinario (ITU) pueden hacer que algunas personas, sobre todo  las mujeres, se sientan avergonzadas innecesariamente. “Durante años, se les dijo a las mujeres que las ITU estaban relacionadas con la higiene, pero no es así”, dice la doctora Barbara W. Trautner, del Centro Médico Michael E. DeBakey VA de Houston.

Es cierto que las mujeres padecen ITU con mucha más frecuencia que los hombres, pero es una cuestión de anatomía, no de higiene. En cualquier persona, una ITU se desarrolla cuando las bacterias se introducen generalmente en la vejiga a través de la uretra causando una inflamación u otros síntomas en alguna parte a lo largo del tracto urinario. Puesto que la uretra de la mujer es más corta que la del hombre, la bacteria tiene menos distancia para viajar hasta llegar a la vejiga. También, en los cuerpos de las mujeres la abertura de la uretra está más cerca del ano, donde reside la E. coli, una causa común de las ITU. 

Otro posible error de concepción sobre las ITU es que causan delirio en las personas mayores. Trautner dice que no existe una evidencia concluyente al respecto. La fiebre relacionada con una ITU podría ser un factor determinante, pero el delirio es más probable que sea un síntoma de una enfermedad cerebral subyacente, la ingesta de múltiples medicamentos, desnutrición, dolor sin tratar o fallo orgánico. Aún confunde más, añade Trautner, el hecho de que las bacterias están a menudo presentes en la orina de los adultos mayores sin causar daño, enfermedad conocida como bacteriuria asintomática, que normalmente no requiere tratamiento.

Sin embargo, las ITU se hacen más comunes con la edad, tanto entre los hombres como entre las mujeres. En las mujeres, los niveles de estrógeno disminuyen después de la menopausia y la vagina pierde bacterias protectoras que mantienen al margen a las bacterias dañinas. En los hombres, la próstata comienza a agrandarse después de los 50 años y puede retener la orina en la vejiga. Además, las personas de la tercera edad tienen más probabilidades de contar con factores de riesgo como cálculos renales, uso de catéteres o un sistema inmunitario debilitado por enfermedades como la diabetes. 

Cómo determinar si tiene ITU depende de dónde se encuentre la infección. En las partes inferiores del tracto urinario, como la vejiga, los síntomas están relacionados con la orina: una necesidad urgente de ir al baño, ardor al orinar, sangre en la orina o dolor en la región pélvica. Por otro lado, la infección que afecta a los riñones se conoce como infección del tracto urinario superior, y los síntomas son más vagos, consisten en dolor de espalda y costado, fiebre alta, vómitos, náuseas o escalofríos. 

Mitos y verdades 
de las infecciones urinarias

Los antibióticos son el tratamiento recomendado para las infecciones urinarias, pero hay un alto riesgo de recurrencia, especialmente entre las mujeres. Si esto sucede, no es culpa del paciente, dice la doctora Larissa Grigoryan, profesora asistente de medicina familiar y comunitaria en Baylor. “En algunos casos, se debe a una mayor resistencia a los antibióticos”, dice, explicando que los médicos le recetarán otra tanda de ese antibiótico o probarán otro diferente.

¿El jugo de arándanos puede ayudar? Hace mucho tiempo que se cree que puede prevenir o curar las ITU. Mientras que algunas investigaciones demuestran que un ingrediente activo en el jugo de arándanos rojos puede evitar que las bacterias se peguen a la pared de la vejiga, estudios más amplios no han confirmado que sea beneficioso. Pero incluso aunque el jugo de arándanos no fuera una solución, no es dañino. De hecho, beber muchos líquidos no alcohólicos es una buena estrategia de prevención. En un estudio publicado en 2018 en JAMA, las mujeres que aumentaron su ingesta regular de líquido en 1,5 litros al día tenían menos probabilidades de contraer una ITU.

Por lo tanto, para mantener estas infecciones a raya, la mejor estrategia de prevención es sencilla: beba agua y vacíe la vejiga con frecuencia.  

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas