Imagen Imagen

7 secretos que debería conocer al ingerir medicamentos controlados y de venta libre.

1. Compre los medicamentos a final de mes.

Comprarlos a principios de mes incrementa significativamente el riesgo de adquirir la dosis o incluso el medicamento inadecuado. Un estudio efectuado en el Centro para la Seguridad de los Pacientes de San Diego halló que la mayoría de los medicamentos se venden a comienzos de mes porque es entonces cuando la gente tiene los recursos para comprarlos. Esto provoca que las farmacias —y los farmacéuticos— que de por sí ya tienen demasiada demanda se saturen aún más, lo que quizá explique que, según el mismo estudio, los decesos asociados con errores de medicación se disparen 25% en ese periodo. Así que haga bien sus cuentas para llegar a fin de mes con el dinero necesario para comprar sus medicinas.

2. Revise los medicamentos en la farmacia 

Antes de pagar, pida la bolsa con los medicamentos, revísela y, de tener alguna duda, pregunte: “¿Esto es lo que me recetó el doctor?”. Un estudio del Colegio de Farmacia y Ciencias Afines de Massachusetts halló que 88% de los errores en la medicación se debían a la ingesta del medicamento equivocado o de la dosis inadecuada.

3. Verifique los ingredientes de los antigripales 

Si su hijo tiene gripe, para aliviarlo se verá tentado a darle toda clase de antigripales de venta libre. Pero si no lee cuidadosamente las letras chiquitas, podría ponerlo en riesgo. En la farmacia le van a vender felices todos los antigripales que pida; es su responsabilidad verificar que no lo estén dañando con una sobredosis de alguna sustancia en particular. Le podrían dar, por ejemplo, la dosis recomendada de tabletas de acetaminofina sin darse cuenta de que el jarabe para la tos contiene la misma sustancia, y su ingesta excesiva provoca daños al hígado. Así que mejor lea con cuidado las indicaciones de todos los medicamentos.

4. Ingiera la penicilina con yogur con lactobacilos 

Su doctor no le va a decir que los antibióticos pueden provocar efectos secundarios muy desagradables, como diarrea y candidiasis (en las mujeres). La forma más sencilla de prevenir estos efectos es ingerir al menos dos tazas de yogur de búlgaros de leche al día mientras toma los antibióticos. Las bacterias “buenas” del yogur restituyen las bacterias “buenas” que los antibióticos eliminaron.

5. Dosifique los medicamentos correctamente

Los estudios muestran que mucha gente no sabe medir los medicamentos líquidos, por usar una cucharita común y corriente, por ejemplo. Entonces, déjela para los postres y mida los fármacos con una cucharita adecuada para medir o con una jeringa.

6. Deje la píldora anticonceptiva si quiere dejar de fumar

Ya ha probado el parche, el chicle e incluso el inhalador, pero sigue fumando medio paquete al día. Pruebe cambiar la píldora por otro método anticonceptivo que no involucre estrógenos, como el diafragma o el DIU. Parece ser que las mujeres metabolizan la nicotina más rápidamente que los hombres, y los efectos son aún más pronunciados en las que ingieren anticonceptivos orales, según investigaciones de la Universidad de California en San Francisco. La diferencia entre los sexos es una de las razones por las que a las mujeres les cuesta más trabajo abandonar el cigarrillo.

7. Tome sus medicamentos o de otro modo… podría morir 

No es broma. Un informe que analizó 21 estudios concluyó que la gente que ingiere sus medicamentos con regularidad, incluso si se trata de una simple pastilla de azúcar, presenta un menor riesgo de morir en relación con los que no siguen las instrucciones al pie de la letra. No espere a que su médico le recuerde lo importante que es que se tome sus medicinas, pues numerosos estudios muestran que suelen ser muy malos a la hora de aconsejar a sus pacientes el aspecto más importante: si los medicamentos no se ingieren, no funcionan.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas