La "aspirina de la naturaleza": conozca más sobre el sauce blanco La "aspirina de la naturaleza": conozca más sobre el sauce blanco

Tanto si ud. es un jardinero aficionado o un deportista de elite, puede sorprenderlo la inflamación muscular y los calambres en cualquier momento.

Lo primero que debemos saber es que hay dos tipos comunes de dolor muscular. El primero es la inflamación y rigidez que se presenta por el esfuerzo excesivo al realizar alguna actividad física, ya sea correr un maratón, cavar en el jardín, o simplemente cargar una bolsa de víveres pesada. Este tipo de dolor, que los médicos llaman inflamación muscular tardía (IMT), suele aparecer uno o dos días después de la actividad y dura hasta una semana. Si un músculo de pronto se contrae y no puede relajarse, el resultado es el segundo tipo de dolor muscular, conocido como calambre. Los más comunes son en el muslo, en la pantorrilla o en el pie; pueden darse en cualquier momento, incluso durante el sueño.

Cómo pueden ayudar los complementos

  • Para balancear los minerales necesarios para una contracción muscular adecuada, tome calcio y magnesio como complementos de rutina.
  • Agregue vitamina E a diario si es propenso a sufrir calambres por ejercicio o al dormir.
  • Para la inflamación, tenga en cuenta la corteza de sauce blanco y la bromelina; puede tomarlas en vez de los analgésicos de venta libre, como la aspirina o el ibuprofeno: surten el mismo efecto y, de hecho, son más benignas y ayudan a los músculos a curarse solos.
  • La bromelina (una enzima del ananá) tiene un efecto antiinflamatorio en los músculos y ayuda a drenar el exceso de fluido de una lesión.
  • Llamada la “aspirina de la naturaleza”, la corteza de sauce blanco es un analgésico eficaz que se obtiene de la corteza interna de estos árboles.
  • Los fisicoculturistas usan creatina para mejorar la fuerza; hay pruebas válidas de que este complemento ayuda regenerando los desgarros microscópicos de un entrenamiento vigoroso o una lesión.
  • La valeriana es un auxiliar natural del sueño que puede ser útil si la inflamación no lo deja dormir. Tome estos complementos en la combinación que guste, hasta que desaparezca la inflamación.
  • También pueden combinarse con fármacos de venta libre, excepto la corteza de sauce blanco. 

¿Qué más puede hacer para calmar el dolor?

  • Dar un masaje con un aceite herbario puede calmar el dolor muscular. Mezcle 14 ml de un aceite neutro, como el de almendras, con unas gotas de cualquiera de los siguientes aceites botánicos: abedul, borraja, eucalipto, onagra, jengibre, lavanda, hierbabuena o gaulteria. Frote con suavidad la mezcla en la zona dolorida.
  • Para un calambre en la pantorrilla, flexione el pie, tómese los dedos y la parte anterior de la planta del pie, tirando suavemente hacia la rodilla. Entre tanto, relaje el músculo dándose masajes en la pantorrilla. También puede llegar a sentir alivio al estar de pie. Cargue todo el peso en la pierna afectada, y flexione un poco la rodilla.
  • Los ejercicios de calentamiento reducen el riesgo de un dolor muscular después de una rutina de ejercicios. Uno que se recomienda es pararse a unos 90 cm de una pared, colocar un pie al frente y apoyar los antebrazos en la pared. No despegue el otro pie del piso; sostenga el estiramiento de 15 a 20 segundos para aflojar la pantorrilla. Repita con el otro pie.
  • Tome mucho líquido antes, durante y después de hacer ejercicio. Antes de su rutina de ejercicio, haga un poco de calentamiento y, al terminar, estire los músculos para ayudarlos a relajarse. Aplique hielo si el dolor muscular es muy fuerte: reduce la inflamación.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas