Importancia y beneficios de las vacunas en la edad adulta Importancia y beneficios de las vacunas en la edad adulta

Las vacunas pueden evitar numerosas enfermedades infecciosas, y no solo entre los niños. Los adultos también necesitan mantener en control anual de las vacunas.

El verano pasado, un viernes por la noche, María Menéndez notó que le estaba saliendo una erupción en un costado, pero no le dio importancia. El sábado, la erupción se extendió y el domingo formaba grupos de burbujas que le dolían y picaban. A pesar del dolor y las molestias, Menéndez fue a trabajar el lunes, pero se fue a urgencias en el descanso del almuerzo a causa del dolor.

“En cuanto el médico lo vio, me diagnóstico un herpes", afirma Menéndez, de 57 años, que vive en Vigo.

En la Unión Europea existen dos vacunas contra los herpes autorizadas para su uso —Zostavax y Shingrix— para adultos de más de 50 años, pero el médico de Menéndez nunca las mencionó (en la Argentina está la Zostavax). Ninguna de esas dos vacunas está en la lista de vacunas recomendadas por las autoridades sanitarias españolas, y parece ser que en ocasiones se desconoce su existencia. 

Las vacunas pueden evitar numerosas enfermedades infecciosas, y no solo entre los niños: entre las vacunas recomendadas para los adultos encontramos la del herpes, la gripe, el neumococo y otras, aunque varían según el país. Por supuesto, el COVID-19 está en el punto de mira este año, pero todavía falta para que se comercialice una vacuna (en el momento de esta publicación, estaba previsto un plazo de un año hasta que estuviera disponible). Sin embargo, hay muchas vacunas existentes que protegen contra otras enfermedades y podríamos aprovechar sus ventajas. Uno de los motivos por los que no lo hacemos puede ser que cuando las vacunas están recomendadas, ignoramos el consejo. También, es posible que tu médico no las conozca. Eso puede ser un problema si espera que su médico sepa lo que es mejor para usted. 

“La mayoría de los adultos no tiene idea de cuál es su estado de vacunación, simplemente confía en su médico,” afirma la doctora Katherine O’Brien, directora de inmunización, vacunación y componentes biológicos en la Organización Mundial de la Salud, en Ginebra. “Asumen que, si su médico no les menciona algo, es porque no existe o no tiene importancia, porque su médico debe estar al corriente y tener conocimiento de todo.” 

En la Argentina, hacer un seguimiento de las vacunas es responsabilidad de cada ciudadano, lo que hace más difícil cumplir con el calendario. 

“Es muy difícil hacer un seguimiento de las vacunas que le han dado y cuándo… Especialmente si cambia de lugar de residencia y de médico,” afirma la doctora Kari Johansen, experta en enfermedades evitables con las vacunas del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE), de Estocolmo. “No siempre se tiene consigo la información de las vacunas que le han puesto.”

A continuación, lo que debe saber sobre las vacunas para adultos:

Vacunas para el herpes 

Si sufrió varicela de niño, el virus nunca ha abandonado su cuerpo. Puede salir de su hibernación y expresarse en forma de herpes que afecta a los nervios bajo las zonas en las que aparecen las ampollas, causando un fuerte dolor. 

Mientras María Menéndez tomaba medicación para tratar el herpes después de ser diagnosticada, empezó a notar síntomas desagradables. “Los primeros tres días fueron muy dolorosos y no podía aguantar el contacto de la ropa con la piel”, recuerda. 

El herpes puede seguir siendo doloroso una vez que se recupera. “Los dolores posteriores pueden durar meses,” afirma el doctor William Schaffner, director médico de la Fundación Nacional para Enfermedades Infecciosas y profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad Vanderbilt en Nashville, Tennessee. “El objetivo de la vacuna contra el herpes es, en primer lugar, evitar las lesiones en la piel, que a veces pueden afectar a los ojos y amenazar la visión y/o la audición. Y además, y no menos importante, la vacuna es para evitar el dolor post herpes.” 

Hace unos años se aprobó la vacuna Zostavax contra el herpes, y en 2018, el Shingrix, que ofrece incluso mayores niveles de protección. El suministro está limitado a nivel mundial, pero el Zostavax está ampliamente disponible.  

“Cualquiera puede comprar Zostavax,” afirma Johansen. Pero cree que como en algunos países varias vacunas son gratis, se aprovechan principalmente estas. 

Vacunas para la gripe 

Millones de personas en el mundo contraen la gripe todos los años, y entre 290.000 y 650.000 mueren al año de esta enfermedad, según el Organización Mundial de la Salud (OMS). Pueden verse afectadas personas de todas las edades, pero las de más de 65 años tienen más posibilidades de ser hospitalizadas o sufrir complicaciones. Por este motivo, la mayoría de los países recomiendan que los mayores de 65 años se vacunen contra la gripe y algunos ofrecen incluso la vacuna desde los 55 o 60 años. Pero incluso con estas recomendaciones, cada país lo implementa de forma diferente, y algunos países no la subvencionan (en la Argentina es gratis para los grupos de riesgo).

Las vacunas contra la gripe no son únicamente para los ancianos; tienen ventajas para todos. 

“Si se da la vacuna y a pesar de eso, padece gripe, hay una gran probabilidad de que la infección lo afecte menos: lo que significa que tiene menos probabilidades de derivar en complicaciones como neumonía, terminar en urgencias o ser internado, y tienes menos probabilidades de morir,” afirma Schaffner. “Hay otros beneficios: tiene menos probabilidades de contagiar el virus de la gripe, y como me gusta decir, nadie quiere ser un contagiador indeseable.” 

Enfermedad neumocócica

Aunque ya sufrió una neumonía por neumococo, una infección bacteriana, hace cinco años, Judy Segaloff no se dio cuenta de que había vuelto a contraer la enfermedad el año pasado. Tuvo que ir tres veces al médico para que se la diagnosticaran. 

“Tenía un dolor constante en la espalda y tos seca,” afirma Segaloff, de 60 años, residente en Karnei Shomron, Israel. “Tengo asma, así que los médicos supusieron que ese era el origen de la tos.” 

La vacuna del neumococo, generalmente recomendada para mayores de 65 años, puede ser aplicada a personas más jóvenes con determinadas enfermedades, incluidas las pulmonares, pero los médicos de Segaloff no mencionaron la vacuna. 

“No se puede exagerar la relevancia de la vacuna del neumococo en los mayores, especialmente si tienen patologías médicas anteriores, ya que tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones," afirma Godwin Oligbu, investigador del departamento de inmunización y contramedidas de la sanidad pública inglesa en Londres. “Los ancianos tienen sistemas inmunes débiles y cada vez menos activos, lo que los hace más vulnerables a las infecciones.” 

Mediante la vacunación se pueden evitar distintas infecciones. “La bacteria del neumococo puede provocar meningitis, otitis y neumonía, así que la vacuna protege contra algo más que la neumonía,” afirma Johansen. 

Además, si se da la vacuna se puedes mantener más sano. “La neumonía por neumococo es una de las complicaciones principales de la gripe”, afirma Schaffner, “así que ponerse la vacuna de la gripe y la del neumococo es una buena forma de ayudar a prevenir contra la neumonía. Y la neumonía generalmente es muy peligrosa para los ancianos.”

El sarampión

Si ha nacido antes de los 60, es casi seguro que haya pasado este sarpullido de manchas rojas que delata la presencia del sarampión y, por tanto, esté protegido contra la enfermedad. 

Sin embargo, aunque algunos países comenzaron a implantar la vacuna contra el sarampión en la década de los 60 del siglo pasado, algunos países dejaron de hacerlo en la década de los 70 y a principios de los 80, según Johansen, y otros solo ofrecieron una dosis de la vacuna durante ese período de tiempo, cuando realmente eran necesarias dos dosis. Recientemente, los padres que están en contra de las vacunas han elegido no aplicarlas a sus hijos, lo que ha llevado a un descenso en la inmunidad de grupo y picos de casos de sarampión en todo el mundo en los últimos años. Por estos motivos, algunas adultos jóvenes contraen ocasionalmente el sarampión. 

“El sarampión es el virus más contagioso que conocemos. Por ejemplo, es mucho más contagioso que el coronavirus", afirma Schaffner. “Fue una enfermedad universal entre la población infantil en el mundo occidental y continúa siendo un problema en los países en desarrollo.” 

Alex Sauer, de 38 años, residente en Colonia, Alemania, se vacunó de niño, así que para él fue una sorpresa cuando contrajo el sarampión hace dos años. Trabaja en urgencias en un hospital y seguramente estuvo expuesto al sarampión allí. A Sauer el sarampión le provocó fiebre alta, cansancio y conjuntivitis que le dañó la visión; ahora necesita anteojos. 

“Estuve mal cuatro semanas,” afirma Sauer. “Desde entonces, nada ha vuelto a ser igual.” 

Si no está seguro de estar vacunado, debe pedir a su médico que le ordene un análisis de sangre, “pero creo que muchos médicos optarían por vacunarlo,” afirma Johansen. “No hay peligro por dar una tercera dosis. Si tiene anticuerpos y está protegido, neutralizará el virus de la vacuna. Y si no tiene anticuerpos, el virus se expandirá un poco y los generará.”

Tétanos, difteria y tosferina

Hoy a los niños se les da la vacuna “triple vírica” (tétanos, difteria y tosferina). Pero cuando los adultos de hoy eran niños, puede que se los protegiera contra estas enfermedades con varias vacunas, y es posible que no estén vacunados contra una o más de estas enfermedades, dependiendo del país y si nacieron antes de 1940. 

“Es posible que aquellos que eran adolescentes o adultos cuando se implantó la rutina de las campañas de vacunación infantil no estén vacunados,” afirma Mark Slifka, profesor en la facultad de medicina de Oregon Health & Science, en Portland, Estados Unidos. “Si una persona no tiene certeza sobre su historial médico, debería hablar con su médico para determinar si debería ponerse más dosis de refuerzo.” 

Algunos países recomiendan dosis de refuerzo para adultos cada 10 o 20 años para protegerse contra el tétanos, la difteria y/o la tosferina. Otros países no recomiendan dosis de refuerzo, en línea con lo propuesto por la OMS. Un estudio reciente confirmó que las dosis de refuerzo no cambian la incidencia del tétanos y la difteria; eso pueden ser buenas noticias si vive en un país que no recomienda las dosis de refuerzo. 

El estudio publicado en 2020 examina la incidencia de la difteria y del tétanos en un período de 15 años en millones de personas procedentes de 31 países de Europa y Norteamérica, entre los que algunos recomendaban las dosis de refuerzo y otros no. No había diferencia en la incidencia de la enfermedad, independientemente de si las persona se tenía dosis de refuerzo o no, lo que sugiere que deberíamos tener protección de por vida, siempre que hayamos recibido las vacunas necesarias durante la infancia. 

“A pesar de que no se administraban vacunas de refuerzo en nueve de cada diez países europeos, no había un aumento en la incidencia de estas dos enfermedades," afirma Slifka.

Vacunas relacionadas con los viajes

La próxima vez que tenga planeado viajar, es importante saber qué vacunas debe darse antes de partir. Dependiendo de su destino, puede necesitar protección contra la hepatitis A y B, la fiebre amarilla, tifoidea, el cólera y algunas más (No hay vacuna contra la malaria, pero hay medicación que ayuda a prevenirla.) Para saber qué necesita específicamente en su país, consulta la página web del Ministerio de Salud (argentina.gob.ar/salud/viajeros). Muchas personas acuden a centros privados de vacunación para pedir recomendaciones. Debería vacunarse bastante antes de emprender su viaje, aunque las vacunas de último minuto son mejores que nada.
“Normalmente decimos que lleva unas semanas desarrollar una respuesta inmune, así que es preferible vacunarse dos semanas antes de viajar,” afirma Johansen. “Pero incluso el día antes de salir, podríamos vacunarnos.” No es lo ideal, “pero es mejor estar protegido que expuesto.”

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas