Hierbas medicinales que curan Hierbas medicinales que curan

Las hierbas y diversas plantas, además de dar sabor y de ser benéficas para el organismo por ser naturales pueden ayudarlo a paliar ciertos malestares. 

¿Botiquín o alacena? Todo en el mismo lugar.

Existe un verdadero arsenal de complementos que los expertos en medicina naturista se recetan a sí mismos y a sus pacientes pues están respaldados por investigaciones serias. No es muy probable que su doctor le comente esto, por lo que tendrá que descubrirlos usted mismo.

Aquí le mostramos 10 remedios naturales que cumplen lo que prometen. Todos se consiguen en negocios naturistas:

1. Andrographis

Aunque no es tan conocida como la equinácea, esta planta se ha utilizado por siglos para la gripe y la fiebre, y parece que funciona mejor pues fortalece el sistema inmunológico y tiene propiedades antiinflamatorias.

2. Árnica

Las pomadas y las cremas elaboradas con esta hierba desinflaman y curan las lesiones que provocan hinchazón. Úsela para moretones y quemaduras, esguinces y torceduras, dolores musculares, bursitis y tendinitis e incluso para el síndrome del túnel del carpo. Tenga cuidado y no la unte en heridas.

3. Bromelaína

Un derivado del tallo de la piña, es una enzima que estimula la digestión. Los complementos elaborados con ella ayudan a procesar los alimentos y a completar la digestión, por lo que son muy útiles para ciertos malestares como la flatulencia o la enfermedad inflamatoria intestinal. También sirve para el tratamiento de la hinchazón, los moretones, el dolor muscular y las picaduras de abeja, porque inhibe las sustancias corporales inflamatorias.

4. Capsaicina

Es la sustancia que hace que los ajíes piquen. Ayuda a paliar el dolor puesto que corta las señales que lo transmiten al cerebro. Puede conseguirse en crema, en proporciones del 0.025 al 0.075%. Úntela en la piel para tratar la osteoartritis, el herpes, el dolor de cuello y el síndrome del túnel del carpo, o adhiera un parche en la espalda para mitigar el dolor de esta zona del cuerpo. El ardor inicial que produce dura realmente poco. Empiece con la crema más suave y lávese las manos después de usarla. Nunca la unte en ampollas o en heridas. Dejar un parche mucho tiempo puede provocar irritación en la piel.

5. Garra de diablo

Esta hierba amarga de origen africano contiene unos compuestos llamados harpagosidos que reducen la inflamación, por lo que es útil para el dolor crónico de espalda y de cuello y la osteoartritis. Se consigue en líquido y en polvo.

6. Baya y flores de saúco (sambucus nigra)

Para la época de los resfríos siempre tenga a mano Sambucol, un concentrado de extracto de baya de saúco. Cuando sienta que los síntomas de la gripe empiezan, ingiera una cucharada de ese complemento 4 veces diarias de 3 a 5 días, de este modo, fortalecerá el sistema inmunológico y reducirá la duración del ataque. Por otra parte, un té de flores de sambuco le ayudará a sudar y a quitar la fiebre.

7. Aceite de onagra

Este remedio, que se obtiene al exprimir las diminutas semillas de la onagra, contiene un ácido graso esencial con propiedades antiinflamatorias ideal contra el asma, la artritis reumatoide, la hinchazón y los dolores premenstruales, así como la impotencia. También es de gran ayuda para hidratar la piel, el cabello y las uñas. Se puede ingerir para tratar desde el interior las uñas quebradizas y el cabello seco. Se consigue en aceite o en cápsulas de gel.

8. Bálsamo de melisa

El bálsamo de melisa es un remedio antiguo para el insomnio, el herpes y, mezclado con diente de león y semillas de hinojo, para la enfermedad inflamatoria intestinal. Se ha comprobado que contiene poderosos compuestos que combaten los virus. También se vende en pomada para tratar las llagas (el herpes bucal).

9. Lisina

La lisina es un aminoácido que se ha comprobado que ataca los virus, particularmente el del herpes, al bloquear la actividad de la arginina, otro aminoácido que los virus necesitan duplicar. Ingerir el complemento, y a la par restringir los alimentos ricos en arginina, como las nueces, el chocolate y las pasas, puede ayudar a controlar los brotes del herpes oral y genital. También es aconsejable ingerir alimentos que contengan lisina, tales como el queso, los huevos, el pollo, la leche y las habas verdes.

10. Quercetina

La quercetina es otro antioxidante vegetal que actúa como un antihistamínico. Ingiéralo para atenuar o prevenir los síntomas de las alergias (ojos llorosos, nariz tapada, estornudos) o para ayudar a contrarrestar la inflamación de las vías respiratorias provocadas por el asma.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas