El té y sus beneficios en malestares comunes El té y sus beneficios en malestares comunes

Té: los hay de mil sabores y existe cada vez más evidencia de que una o dos tazas por día ayudan a prevenir y controlar una gran cantidad de dolencias comunes.

Si aún no tiene el hábito de tomar té, este puede ser un buen momento para empezar. ¿La característica más interesante? Su efecto antioxidante: es uno de los mejores aliados de la belleza, ya que previene el envejecimiento.

Estas infusiones milenarias son ideales para las personas que buscan obtener los beneficios medicinales de las hierbas sin consumir cápsulas. La mayoría no presenta efectos secundarios, o tiene muy pocos. Muchos tés de hierbas son muy sabrosos, aunque algunos mejoran su sabor con una cucharada de miel o unas gotas de jugo de limón. Y el té es fácil de preparar. Solo hace falta agregar agua hirviendo a alguna hierba seca comprada en el almacén o la dietética. Las recetas que presentaremos en esta sección llevan hierbas secas. Si opta por hierbas frescas, deberá incluir el triple de la cantidad que se indica.

Alivio instantáneo para el colon irritable

Las semillas de anís son de la misma familia que el perejil y las zanahorias. Los antiguos griegos y romanos las usaban como tónico digestivo, como afrodisíaco y como estimulador de la producción de leche materna. Las semillas de anís tienen un sabor similar al regaliz, y se emplean para saborizar remedios para la tos, pastillas y algunos licores. El té de anís sirve para tratar la indigestión, la flatulencia, los cólicos, así como para aliviar la congestión producida por la bronquitis y el asma, la retención de fluidos (edema) y la constipación. También ayuda a reducir los síntomas del colon irritable. 

Receta: Machaque suavemente dos cucharaditas de semillas de anís con un mortero (o con la parte trasera de la cuchara). Colóquelas en una tetera y vierta una taza de agua hirviendo. Deje infusionar diez minutos antes de beber. 


Cómo aliviar estómagos revueltos con té

Pruebe esta mezcla aromática de cardamomo y otras tres especias para aliviar los calambres y la flatulencia, en especial cuando comió en exceso. Tómela al primer síntoma de dolor o (mejor aún) unos 15 minutos antes de comer. Este té también es muy efectivo para aliviar el dolor de estómago de los niños. 

Receta: En una taza, combine ¼  de cucharadita de cardamomo, ½  cucharadita de semillas de hinojo molidas, ½ cucharadita de semillas de comino molidas y ½ rodaja de raíz de jengibre fresca. Vierta una taza de agua hirviendo. Deje infusionar diez minutos. Puede agregar una rama de canela si lo desea. 


Té de flores para los sofocos

Para aliviar los síntomas de la menopausia, sin recurrir a la terapia de reemplazo hormonal, pruebe el té de trébol rojo. Esta hierba tiene importantes usos medicinales por varias razones: posee fitoestrógenos, y se demostró que reduce los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos, junto con algunas de las molestias del síndrome premenstrual. 

Receta: Deje infusionar dos  cucharaditas de flores de trébol rojo secas en agua hirviendo durante diez minutos. Cuele y tome hasta tres tazas por día.


Infusión de manzanilla antes de ir a la cama

Ante episodios ocasionales de insomnio, puede beber el té que mencionamos a continuación varias veces por día o solamente a la hora de dormir. 

Receta: Combine dos partes de flores de manzanilla, dos partes de melisa, una parte de flores de lavanda, una parte de hojas de menta, una parte de pétalos de rosa y una pizca de nuez moscada. Para preparar una taza de té, coloque dos cucharaditas de la mezcla en una taza y vierta agua hirviendo. Deje infusionar cinco minutos, cuele y beba. 


Remedio casero para los resfríos y la tos

El té caliente es ideal para combatir los resfríos y la congestión. El té de hisopo sirve para aliviar la tos; el de menta, para la fiebre y la congestión; y el de malvavisco, para el dolor de garganta. 

Receta: Use dos cucharaditas de hisopo en polvo o de menta seca por taza de agua caliente. Agregue miel para contrarrestar el gusto amargo del hisopo. Para preparar té de malvavisco, coloque dos  cucharaditas de raíz picada por taza de agua caliente; hierva durante 15 minutos y luego cuele. 


Calmante natural para las náuseas

El jengibre funciona tan bien para combatir las náuseas que algunos especialistas en cáncer lo recomiendan para contrarrestar las fuertes náuseas provocadas por la quimioterapia. 

Receta: Infusione dos cucharaditas de jengibre seco en polvo (o de la raíz fresca rallada) en una taza de agua caliente durante diez minutos. Este té es más efectivo para prevenir las náuseas que para detenerlas cuando ya comenzaron. 


Infusión de ortiga para la próstata

Una taza diaria de ortiga refrescante es beneficiosa para los hombres que presentan un flujo débil de orina y se despiertan varias veces por la noche para orinar, todos síntomas de una próstata agrandada. El té puede ayudar, ya que reduce el crecimiento del tejido prostático. La ortiga, potente diurético, también ayuda a controlar la tensión arterial elevada y la hinchazón producida por el síndrome premenstrual. Además, este té sirve para combatir la alergia al polen. 

Receta: Infusione dos cucharaditas de hojas secas en una taza de agua caliente durante diez minutos. Beba una o dos tazas por día.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas