Dolor en el ciático: síntomas, causas y tratamiento Dolor en el ciático: síntomas, causas y tratamiento

El nervio ciático es el más grande del cuerpo (¡y cuando duele es "grande el dolor también!"). Cómo reconocerlo y tratarlo.

¿Cuáles son los síntomas?

Si se pellizca o daña en la parte baja de la columna, el dolor o entumecimiento que se genera se extiende por todo el nervio y se puede sentir en una o, con menos frecuencia, en ambas piernas. 
El dolor, leve o intenso, corre del glúteo a la pierna, y se manifiesta con punzadas, hormigueo o debilidad muscular en la pierna afectada. El dolor ocurre en el área de la compresión del nervio ciático y puede afectar ambas piernas; en algunos casos, se extiende hasta los dedos de los pies. A estos síntomas a veces acompaña un dolor menos intenso en la espalda baja.

¿Cuáles son las causas?

Con frecuencia, un disco prolapsado que presiona al nervio ciático. La ciática se dispara cuando una articulación de una vértebra inflamada o un espolón toca el nervio al salir de la columna por osteoartritis en las vértebras o por osteoporosis, que puede debilitar las vértebras y causar compresión.
También suele aparecer en el embarazo. La compresión tal vez ocurra durante un movimiento vigoroso o repentino, o por presión constante en el nervio.
Al principio, los pequeños músculos que conectan vértebras y articulaciones de las carillas sufren un espasmo, y eso aumenta la compresión y el dolor.

¿Cómo se diagnostica y trata?

- Los síntomas pueden servir para ubicar la presión en el nervio ciático y a que se haga el diagnóstico. Con radiografías, o con una imagen por resonancia magnética (IRM), se puede encontrar la causa. 
- Los antiinflamatorios no esteroideos u otros analgésicos se recomiendan para aliviar los síntomas. 
- Hay que estar activo todo el tiempo –sin lesiones– para reducir la rigidez. La actividad amengua el dolor y acelera la recuperación. 
- Para el dolor intenso son recomendables una inyección de un medicamento anestésico y sesiones de fisioterapia. 
Hay que eliminar la causa. Si es un disco prolapsado, los corticosteroides alivian la inflamación y quitan presión al nervio. Conviene extirpar la parte de disco que presiona el nervio. 
Pero como la mayoría de los casos se resuelve en pocas semanas, los tratamientos conservadores a menudo son suficientes.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas