Cuidado con lo que tomamos Cuidado con lo que tomamos

La mayoría de nosotros subestima los efectos que pueden generar en nuestra salud los analgésicos y antiinflamatorios. 

Cuidado con lo que tomamos

Solemos tener poca tolerancia al dolor. ¿Nos levantamos con molestias en la espalda?, ¿sufrimos una pequeña cefalea?, ¿estamos un poco resfriados? Ante la mínima dolencia, acudimos al botiquín y buscamos algún analgésico. Pero, ¿es correcto que nuestra primera opción sea tomar un medicamento, sin consulta médica?, ¿somos conscientes de lo que estamos haciendo o solo accionamos por costumbre para aliviarnos?


Lo cierto es que la mayoría de nosotros subestima los efectos que pueden generar en nuestra salud los analgésicos y antiinflamatorios. Quizá porque suelen ser de venta libre, no tomamos una real dimensión de que estamos incorporando a nuestro cuerpo sustancias que, sí, nos aminoran un malestar, pero que también pueden estar produciendo otras consecuencias de las que no nos damos cuenta hasta que aparece algún síntoma. De hecho, en la Argentina, el 85 por ciento de los adultos usa analgésicos de venta libre: dos de cada tres lo hacen mensualmente y el tercio restante, de manera semanal, de acuerdo con un trabajo del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (Safyb). Todo esto trae consecuencias nefastas para nuestra salud: la misma entidad concluyó que en 2017 el abuso (y mal uso) de analgésicos provocó 5.400 muertes, en el país. Ante este panorama, en la actual edición, les presentamos un artículo que ayuda a medir cuáles son las consecuencias de tomar medicamentos sin control y les explicamos qué medicina utilizar de acuerdo al dolor, y a ciertas características personales. Aunque, antes de realizar cualquier acción, es imprescindible consultar con su médico de cabecera. No se automedique.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas