Consejos para prevenir los cálculos  biliares Consejos para prevenir los cálculos  biliares

Quizás sea una de las millones de personas que tienen cristales en la vesícula biliar. Cómo prevenir, aliviar o incluso desintegrar esas molestas piedras.

Los cálculos son cristales de colesterol o de otras sustancias digestivas que se forman en la vesícula biliar: el órgano en forma de pera situado en la parte superior derecha del abdomen, exactamente abajo del hígado. La vesícula almacena y concentra la bilis, un líquido amarillo verdoso que secreta el hígado y que a la larga sale por las vías biliares hacia el intestino delgado para ayudar a digerir las grasas. Los cálculos se forman si la bilis tiene niveles muy altos de colesterol, ácidos biliares, pigmentos u otras sustancias. Ya sean en verdad diminutos o grandes como una pelota de golf, a veces no producen síntomas ni necesitan cuidado especial; pero otras, pueden obstruir las vías biliares o inflamar la vesícula, causar un fuerte dolor abdominal y requerir un tratamiento de inmediato.

Varios factores pueden favorecer su formación, como una dieta rica en grasas y pobre en fibra, cirugía intestinal, inflamación intestinal y otros trastornos del tubo digestivo. Tienden a aparecer en personas mayores de 40 años, y la frecuencia es de 3 mujeres por 1 hombre. La obesidad también está muy relacionada con los cálculos, igual que la rápida pérdida de peso. Puede incluso haber un factor genético.

Consejos para prevenir los cálculos  biliares

Cómo pueden ayudar los complementos

Los complementos recomendados en el cuadro pueden ayudar a prevenir o a disolver los cálculos. Tres meses de tratamiento pueden ser eficaces para desbaratar los pequeños.

  • La vitamina C extra es vital porque reduce el colesterol en la bilis, lo que disminuye la posibilidad de que se acumule bilis repleta de colesterol y forme piedras; debe combinarse con otros complementos.
  • Una buena opción es una combinación lipotrópica (“metabolizagrasas”) con cardo lechero, colina, inositol y metionina, los cuales refuerzan la actividad hepática y favorecen un flujo saludable de grasas y bilis del hígado y la vesícula biliar.
  • El cardo lechero cambia la composición de la bilis, disuelve los cálculos y elimina las piedras que pueden formarse.
  • La colina y el inositol (relacionados con las vitaminas B) y la metionina (aminoácido) ayudan a metabolizar el colesterol y los lípidos, y vigorizan la actividad hepática y biliar.
  • La metionina puede aumentar los niveles de otro aminoácido, la taurina, que mejora el flujo biliar y disuelve piedras.
  • La colina y el inositol también son vitales para la lecitina, componente biliar graso (los niveles inadecuados pueden precipitar los cálculos).
  • El aceite de linaza tiene ácidos grasos esenciales que pueden ser útiles para prevenir o incluso disolver los cálculos.
  • El aceite de hierbabuena, en cápsulas de capa entérica, también los disuelve. Las dosis diarias de psyllium pueden estimular las deposiciones, lo que puede servir para impedir la formación de cálculos. 

¿Qué más puede hacer?

  • Lleve una dieta rica en fibra y con pocos hidratos de carbono refinados, azúcar y grasa. Frutas y verduras, salvado de avena y pectina (presente en manzanas, bananas, repollo, zanahorias, naranjas y arvejas) pueden ser muy importantes para prevenir y desintegrar los cálculos.
  • Mantenga bajo su peso y tome mucha agua diariamente.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Guillermo
Guillermo

Interesantisimo y muy útil

Notas Relacionadas