Consejos para aliviar dolores de cuello y hombros Consejos para aliviar dolores de cuello y hombros

Casi el 50 % de la gente sufre de dolor de cuello en algún momento del año. Y con el estrés de fin de año la cosa puede ponerse peor...

Todos hemos dormido alguna vez en una posición incómoda o hemos pasado demasiado tiempo frente a la computadora, y esto nos habrá ocasionado dolores cervicales o rigidez en los hombros. Lo mismo habrá ocurrido después de hablar horas por teléfono con el celular sostenido entre la oreja y el hombro. 

¿Por qué duele la nuca y el cuello?

El dolor cervical puede provenir de un hecho tan simple como permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo. Muchas horas frente a la computadora o trabajando frente a una máquina de coser o pintando. El dolor de hombros es provocado a menudo por tendinitis (una inflamación del ligamento que une el músculo al hueso). Pero también puede tratarse de bursitis, producto de la inflamación del saco, o bursa, que forra la articulación del hombro. A menudo, el dolor de hombros es un dolor reflejo, es decir, originado en alguna otra parte del cuerpo. Tales malestares pueden tener su origen en órganos abdominales, como el estómago o la vesícula biliar (a través de impulsos que ascienden por el nervio frénico en caso de diafragma irritado), o en el pulmón. Algunas lesiones, la artritis y la enfermedad de Lyme son otras causas de dolor cervical y de hombros.

Consejos para aliviar los dolores de cuello y hombros:

  1. Curación mediante calor: el calor alivia el dolor, relaja los músculos, reduce la rigidez articular y acelera la curación. Las almohadillas térmicas son una excelente opción, al igual que las botellas de agua caliente, las lámparas infrarrojas o las bolsas de calor. También puede recurrir a un simple baño o a una ducha de agua caliente.
  2. Toalla húmeda en cervicales: el calor húmedo alivia la rigidez y el dolor de cuello provocados por tensión muscular. Pueden hacerse compresas cervicales caseras sumergiendo una toalla en agua caliente (no hirviendo). La toalla debe plegarse y escurrirse bien. Luego se despliega y se coloca en la parte dorsal del cuello y sobre los hombros. Se cubre la toalla húmeda con otra seca y se mantiene de ese modo durante diez minutos. Para un alivio más rápido e inmediato, simplemente use un secador de pelo en temperatura moderada y ubíquelo hacia el cuello.
  3. Aplique presión: pruebe este simple truco: con el pulgar o la punta de los dedos, aplique presión sostenida durante tres minutos en las áreas afectadas. Esto aliviará el dolor en forma significativa. Asimismo, un suave masaje suele hacer maravillas cuando hay dolor cervical y de hombros. Deben colocarse los dedos de la mano izquierda sobre el lado derecho del cuello inmediatamente por debajo de la oreja y masajear los músculos hacia abajo en forma suave hacia la clavícula. Esto debe hacerse tres veces y repetirse en el lado opuesto. Los efectos relajantes se potencian si usa un aceite o loción para masajes enriquecida con unas gotas de aceite de lavanda o geranio.
  4. Frote con árnica: el árnica contribuye a aliviar el dolor y la rigidez de los músculos cervicales y de los hombros, a la vez que sus propiedades antiinflamatorias activan el proceso de recuperación. Debe masajearse la zona con cantidades generosas del producto varias veces al día o hasta que desaparezca el dolor. (Nunca debe aplicarse árnica sobre piel lastimada). 

Consejos para prevención del dolor cervical

  • Los especialistas aconsejan dormir de espalda y conseguir una almohada ortopédica para cuello. Además, trate de comprar un colchón nuevo si el que se está usando está viejo y hundido.
  • Desplomarse en la silla con la cabeza hacia adelante fuerza los músculos del cuello. Cada tanto, controle su postura: enderécese, lleve el pecho apenas hacia delante, ponga los hombros derechos y alinee la cabeza con el torso. Asimismo, asegúrese de usar sillas que provean buen soporte para la espalda y la cabeza (si hace falta, adquiera un soporte lumbar o coloque una toalla enrollada o una pequeña almohada en la parte inferior de la espalda).
  • Tanto sentado como de pie, deben mantenerse orejas, hombros y caderas en línea recta.
  • No sostenga el teléfono celular en el hueco del cuello. Para evitar la tensión cervical, sosténgalo con la mano y, si lo usa muy seguido, utilice auriculares o el altavoz.
  • Las mujeres de pechos grandes podrán aliviar los dolores cervicales y de hombros con corpiños deportivos. Este sostén da mejor soporte ya que tiene breteles más anchos, que distribuyen mejor el peso sobre los hombros.
  • No sobrecargue bolsos que cuelguen del hombro, ya que su peso desvía la postura. Una mochila es más conveniente (debe usar ambas correas); o bien riñoneras o bolsos de mano.
  • Asegúrese de que el ángulo de la pantalla de la computadora y su altura no lo obliguen a doblar el cuello o inclinar la cabeza.
  • Evite el uso de tacos altos, que distorsionan la alineación de la columna y tensionan el cuello hacia adelante.
  • Use bufandas cuando el clima es frío y húmedo. El invierno suele agravar la rigidez y el dolor del cuello.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas