Complementos que ayudan a la fertilidad masculina Complementos que ayudan a la fertilidad masculina

Es un hecho poco afortunado que cuando un hombre decide tener un hijo, tenga dificultades para procrear. Aunque en ciertos casos se necesita cirugía u otros tratamientos, en otros, las terapias naturales pueden ser la solución.

Los médicos diagnostican infertilidad cuando un hombre no logra embarazar a su pareja luego de un año de tener relaciones sin protección, sobre todo en los días más fértiles del mes. En todos los casos, hay un 50% de probabilidad de que la infertilidad sea del hombre. Algunos casos de infertilidad se relacionan con defectos anatómicos o tejido cicatricial, producto de una infección del aparato reproductor que tardó en sanar. Casi nunca se identifica la causa exacta. Muchos hombres infértiles tienen un conteo bajo de espermatozoides por falta de testosterona, la hormona que ordena a los testículos producir esperma. Pero el número de espermatozoides no es lo único que determina la fertilidad. Un alto porcentaje de estos debe ser sano y móvil (activo). Como son delicados, los radicales libres los dañan con facilidad. Muchos factores pueden afectar los niveles de testosterona y de radicales libres: beber, fumar, tener una mala alimentación y el estrés. Algunos fármacos recetados también pueden afectar la movilidad de los espermatozoides y dificultar la concepción.

¿Cómo ayudan los complementos a la fertilidad masculina?

La cirugía puede ser una última opción para corregir los defectos anatómicos. Pero en muchos casos vale la pena probar los complementos, pues a cualquier edad pueden ayudar. A diferencia de la fertilidad femenina, que decae después de los 35, la masculina no depende de la edad. Según un estudio a 240 parejas que se sometieron a fertilización in vitro, el esperma de los hombres de 60 años era tan vigoroso como el de los hombres de 30. Los complementos deben tomarse al menos durante algunos meses, y a veces más; los aquí recomendados son inocuos para un uso prolongado.

  • Los complementos de carotenoides tienen una rica mezcla de antioxidantes que protegen el esperma o semen.
  • Pruebe un cóctel herbario para mejorar la fertilidad: combine partes iguales de extracto de avena (Avena sativa), hojas de frambuesa y ashwaganda. Esta última es un antiguo tónico de la India para la infertilidad.
  • Los criadores de ganado han usado la avena y las hojas durante años para aumentar la fertilidad de sus animales. Se venden en tiendas naturistas. Tome 45 gotas de esta mezcla 2 veces al día.
  • De acuerdo con un estudio reciente que se hizo a 30 hombres, la vitamina E aumenta la fertilidad masculina. El esperma de aquellos que tomaron 800 UI diarias durante 3 meses se adhirió mejor a los óvulos en un tubo de ensayo para iniciar la fertilización, que el de los hombres que recibieron un placebo.
  • La vitamina C, la E y los carotenoides mixtos, tomados juntos, son una poderosa mezcla de antioxidantes que recoge los radicales libres y protege el esperma. La vitamina C también aumenta la movilidad y evita en parte que los espermatozoides se aglomeren. Además, es muy útil para los fumadores.
  • El cinc es muy importante para la concepción: aumenta la producción de testosterona y la cantidad de espermatozoides.
  • El aceite de linaza aporta ácidos grasos esenciales que, entre otras funciones, mantienen sanos los espermatozoides.
  • Y pruebe la arginina, un aminoácido que aumenta la movilidad y la cantidad; tres meses de tratamiento de arginina bastan para corregir alguna deficiencia que pudiera contribuir a la infertilidad.
  • Los complementos también pueden combinarse terapias herbarias. El ginseng panax estimula la producción de testosterona y de espermatozoides. Altérnelo cada tres semanas con el siberiano, que también puede aumentar los espermatozoides.
  • El ciruelo africano es otra buena opción (tome 100 mg de extracto estandarizado, dos veces al día). Puede ser eficaz para los hombres con problemas de próstata.

¿Qué más puede hacer? 

  • Evite las bebidas alcohólicas. Si fuma, deje este hábito.
  • Pruebe el yoga, la meditación y otras técnicas de relajación para reducir el estrés.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas