Imagen Imagen

Sacar el salero de la mesa parece la manera obvia de ingerir menos sal, pero a las personas que no están dispuestas a comer alimentos insípidos.

1. Para cocinar, usá diferentes condimentos y saborizantes. Podés incrementar el gusto de tus platos usando cebolla, ajo, curry en pasta, ají picante, jugo de limón, hierbas aromáticas como albahaca, y especias de fuerte sabor como canela y comino.

2. Usá aceite y vinagre en las ensaladas y agregá hierbas frescas o secas.

3. Los alimentos enlatados contienen a menudo sal para conservar el color del alimento y hacerlo lucir fresco. Por esta razón, es mejor comprar verduras y frutas frescas cuando sea posible, ya que son naturalmente bajas en sal. Comprá también:  carne roja, pollo o pavo y pescados fresco; verduras y frutas frescas o congeladas.

4. Buscá estas palabras en las etiquetas: baja en sodio, libre de sodio, sin sal agregada, con poco sodio o sin sal. Verificá todas las etiquetas para ver cuánta sal o sodio contienen los alimentos por porción. Un producto con menos de 100 mg de sal por porción es bueno.

5. Alejate de alimentos que siempre tengan alto contenido de sal. Algunos de estos alimentos comunes son:

  • Alimentos procesados, tales como carnes curadas o ahumadas, panceta, salchicha, mortadela, jamón y salame.
  • Anchoas, aceitunas, encurtidos y chucrut.
  • Salsa de soja y de Worcestershire, jugos de tomate y otras verduras, y la mayoría de los quesos.
  • Muchos aderezos y mezclas de aderezos para ensaladas embotellados.
  • La mayoría de los snacks, tales como papitas fritas, galletas y otros.

6. No comas alimentos con glutamato monosódico (GMS).

7. Cuando salgas a comer, ingerí alimentos al vapor, asados a la parrilla, cocidos, hervidos y dorados sin nada de sal, salsa o queso adicionales.

8. Preguntale al médico qué antiácidos y laxantes contienen poca o ninguna sal, si necesitá estos medicamentos. Algunos contienen mucha sal. (Fuente: http://www.nlm.nih.gov)

¿SODIO O SAL?

Químicamente, la sal es cloruro de sodio. En realidad, es la parte de sodio la que causa hipertensión y otros problemas de equilibrio de líquidos. Para los adultos, la ingesta máxima recomendada de sodio por día es de 2,4 g, un equivalente a 6 g de sal o un poco más que una cucharadita de té. Si todo nuestro sodio viniera en la forma de sal agregada, entonces, podrías limitarlo a una cucharadita de té por día. Sin embargo, como la mayor parte del sodio está oculto en comidas compradas, es imposible decir cuánto se consume. La mayoría de los alimentos contiene algo de sal. Si comés muchos alimentos ricos en sal, es fácil que te exedas del límite diario recomendado, que es la razón por la que tiene sentido evitar agregar sal al cocinar o en la mesa y comprar alimentos reducidos en sal/sodio si es posible. En las etiquetas no siempre encontrará una mención a la sal, pero sí del sodio. Como un gramo de sodio es igual a 2,5 g de sal, tiene que multiplicar el sodio por 2,5 para calcular la cantidad de sal que contiene un producto. Por ejemplo, si una porción o 100 g de comida contiene 1,2 g de sodio, significa que el contenido de sal es de 3 gramos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Blas agustín
Blas agustín

Lo mejor es hacer saber a la gente lo mal que puede hacer

Notas Relacionadas