Cómo preparar infusiones para cada tipo de malestar Cómo preparar infusiones para cada tipo de malestar

Conozca los diversos tipos de infusiones y alguna que otra preparación exprés.

Las infusiones, decocciones, tinturas y jarabes se preparan para administrarse vía oral, en tanto que las infusiones en aceite, compresas y cataplasmas son más indicadas para una aplicación tópica. Algunos ingredientes activos de las hierbas se disuelven en agua con facilidad, y otros requieren un proceso más complejo de extracción con alcohol.
La palabra “infusión” describe un té o tisana de hierbas que se prepara vertiendo agua caliente sobre una cantidad de material herbáceo fresco o seco. De hecho, cada vez que prepara una taza de té con una bolsita, está haciendo una infusión.
La infusión es un método eficaz para preparar secciones finas o delicadas de las plantas, como pétalos, hojas y otras partes aéreas. Es ideal para extraer los componentes solubles en agua que tienen las plantas, y con frecuencia se usa para hierbas aromáticas con aceites esenciales, como la menta, el hinojo y la manzanilla.

Cómo preparar una tisana

1. Ponga la cantidad recomendada de hierba suelta seca o de hierba fresca finamente picada en un recipiente precalentado que puede ser de vidrio, una tetera de porcelana o una cafetera de émbolo.
2. Vierta sobre la hierba unos 200 ml de agua recién hervida, y revuelva. Coloque la tapa de la tetera para retener el vapor y evitar que se evapore el aceite esencial. Deje reposar 10 o 15 minutos.
3. Revuelva una vez más antes de pasarla por el colador para servirla.

Dosis:

Tome una taza de té 3 veces al día durante varias semanas en caso de problemas crónicos, y hasta 6 tazas al día en un período más corto para problemas graves.

Almacenamiento:

No se recomienda guardarlas; prepare un té fresco cada vez.

¿Qué es una decocción y cómo la preparo?

Una decocción es un té herbal que se prepara hirviendo la hierba en agua. Este método es el más adecuado para las partes leñosas de la planta, como la corteza, las raíces, las ramitas y las semillas. Se usa para extraer el mayor número posible de ingredientes activos solubles en agua.
1. Muela la cantidad requerida de hierba seca hasta formar un polvo grueso.
2. Ponga el polvo en un olla, añada unos 500 ml de agua fría, revuelva. Deje que suelte el hervor. Baje la llama al mínimo y, sin quitar la tapa, hierva a fuego lento entre 10 y 15 minutos.
3. Revuelva de nuevo antes de pasar por el colador para servirla.

Uso:

Tome una taza de té 3 veces al día durante varias semanas en caso de problemas crónicos, y hasta 6 tazas al día en un período más corto para problemas graves.

Almacenamiento:

Las decocciones se conservan como máximo 3 días en refrigeración. Si tiene tiempo, es mejor preparar una decocción fresca para cada dosis.

¿Qué son las tinturas?

Muchos de los ingredientes activos de los medicamentos naturales se disuelven con facilidad en alcohol, que además es un conservador eficaz. Por este motivo, los herbolarios profesionales prescriben y proporcionan a sus pacientes medicamentos naturales líquidos de base etílica.
Para uso profesional, los extractos líquidos de hierbas se preparan con una concentración alta de alcohol farmacéutico (etanol). A menudo se extrae una porción de hierba en 1 o 2 partes de alcohol (puede ser también vodka a razón de una parte de hierba por cuatro de vodka). Las tinturas son preparaciones menos concentradas que se usan para hierbas con sabores más fuertes, como el jengibre o la pimienta de Cayena, y para aquellas que se recomiendan en dosis bajas, como el ajenjo.

Aunque los remedios caseros no suelen tener la misma potencia que los profesionales, no dejan de ser medicamentos potentes y contienen alcohol. Siempre guarde las tinturas en un lugar seguro, fuera del alcance de los niños, y siga cabalmente las dosis; asegúrese de que no se consuman en situaciones donde no es aconsejable ingerir alcohol.
Las tinturas de hierbas son adecuadas para casi todas las plantas y sus partes, exceptuando las hierbas que contienen mucílagos, como la raíz de altea y la corteza del olmo rojo. Es mejor hacer extractos de estas hierbas en agua fría. Existen diversos métodos para preparar tinturas de hierbas secas o leñosas, o bien, de hierbas frescas más delicadas.


Jarabes sanadores

Los jarabes se usan principalmente para calmar la tos y el dolor de garganta, ya que el líquido dulce y espeso tiene un efecto relajante. Entre las hierbas más comunes están la altea, el regaliz, el tomillo y el marrubio blanco. Se pueden preparar jarabes con infusiones o decocciones, pero esta receta usa una tintura, y el jarabe tiene una acción medicinal más fuerte.

Jarabe para tos con tintura

1. Mezcle 100 g de azúcar o miel en 50 ml de agua en una olla pequeña a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva y quede una mezcla espesa, pero fluida. Retire del calor y deje enfriar. Agregue 50 ml de la tintura apropiada y revuelva.
2. Vierta el jarabe para la tos en un frasco oscuro de vidrio y séllelo con corcho. Rinde más o menos 200 ml. 

Uso:

Tome el jarabe en la dosis adecuada directamente de una cuchara sin diluir.

Almacenamiento:

Refrigere el jarabe hasta 3 meses. El azúcar se cristalizará debido a la refrigeración, pero volverá a adquirir fácilmente su consistencia líquida si se deja reposar el frasco unos minutos dentro de un recipiente con agua caliente.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas