Imagen Imagen

Claves prevenir y tratar esta inflamación

Las hemorroides—venas inflamadas cerca del ano y dentro del recto— son tan comunes que acongojan a más del 75 por ciento de las personas mayores de 45 años. El síntoma más común es sangre en las heces; no obstante, algunos pacientes, además, refieren picazón, incomodidad, inflamación o presencia de un bulto endurecido que duele. El problema es atribuible a un exceso de presión en las venas rectales, lo cual se debe, a su vez, al estreñimiento, al embarazo o por hacer esfuerzo de manera excesiva al evacuar.

Como medida de prevención, le  recomendamos ir al baño en cuanto sienta la necesidad; si se aguanta, las heces se endurecerán y será más difícil expulsarlas. Una vez que haya empezado, no intente acelerar el proceso. Finalmente, consuma suficiente fibra y líquidos; ambos ayudan a que todo fluya a la perfección. La fibra de mejor calidad proviene de frutas, verduras y granos enteros. De ser necesario, también existen complementos (si opta por estos, asegúrese de beber mucha agua).

Si estas medidas preventivas no funcionan, recuerde que las hemorroides por lo general no son peligrosas. Aclarado el punto, en los siguientes casos sí tendrá que acudir a consulta para descartar cáncer colorrectal: hemorragia profusa o prolongada, otros cambios en el color o la consistencia de las heces, presencia de un bulto que no desaparece, mareo o aturdimiento. Los médicos suelen hacer tactos rectales o exámenes con endoscopio para distinguir entre las hemorroides y el cáncer.

El malestar producido por estas formaciones suele ceder en una o dos semanas. Mientras tanto, puede aplicar ungüentos o supositorios de venta libre para atenuar el dolor y la comezón. A veces también es útil tomar analgésicos, sumergir el área en agua tibia o utilizar toallitas húmedas en vez de papel higiénico. Para no agravar el estado de las venas con esfuerzos adicionales durante este período, incorpore mucha fibra a su dieta o consuma laxantes emolientes.

Donato Altomare, cirujano colorrectal y profesor en la Universidad de Bari Aldo Moro, en Italia, sugiere defecar en cuclillas para eliminar aún más presión. (Para lograrlo, coloque un banco pequeño frente al inodoro).

En caso de que el dolor sea insoportable o dure mucho, busque ayuda profesional. El médico puede tratar la condición con procedimientos rápidos como la destrucción térmica con láser o la ligadura con bandas de goma para interrumpir la irrigación sanguínea. Las hemorroides de gran tamaño que no responden al tratamiento, llegan a requerir cirugía. “Si cuida su intestino, las hemorroides se mantendrán bajo control”, apunta Altomare.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas