comience a proteger su próstata comience a proteger su próstata

Un tratamiento rápido y con menos efectos secundarios renueva la esperanza.

Para aquellos hombres con diagnóstico de crecimiento prostático, he aquí una buena noticia respecto al tratamiento térmico con vapor de agua aprobado por la autoridad sanitaria británica en 2018: según distintos estudios, dicho procedimiento de invasión mínima, que dura 15 minutos, reduce los síntomas problemáticos hasta en el 90 por ciento de los casos. 

La intervención, llevada a cabo bajo anestesia local, consiste en aplicar disparos de vapor de agua sobre la próstata a intervalos de nueve segundos con una pequeña aguja conectada a un tubo delgado que se introduce por la uretra, lo cual permite destruir el exceso de tejido prostático. Después de la cirugía, los pacientes notan que sus síntomas —como las ganas de orinar por la noche— desaparecen o se reducen, todo sin la necesidad de internarse un día en el hospital. 

La hiperplasia prostática benigna (HPB), término médico que designa el crecimiento no canceroso de la próstata, afecta a casi la mitad de los hombres mayores de 50 años y al 90 por ciento de los hombres en algún punto de la vida. Además de la necesidad frecuente o imperiosa de orinar, los hombres con esta alteración suelen experimentar dificultad para comenzar a evacuar, chorro miccional delgado y sin fuerza o intermitente, o bien incapacidad para vaciar la vejiga por completo. En casos extremos, los pacientes pierden toda posibilidad de orinar, lo cual provoca acumulación de toxinas capaces de desencadenar graves problemas renales. 

Aunque las causas del crecimiento prostático no se han identificado plenamente, de acuerdo con distintos estudios, el mal podría deberse a un cambio en el equilibrio hormonal de los hombres al paso de los años. Conforme la próstata —glándula de tamaño similar al de una nuez— va creciendo, oprime la uretra, con lo cual obstruye el flujo de la orina. 

Cualquier hombre con síntomas debe acudir a consulta médica, pero en especial aquellos menores de 40 años. Antes de esa edad, la causa podría ser más grave: estenosis uretral, prostatitis o cáncer de próstata. 

Para hacer frente a síntomas leves o incipientes, a veces todo lo que se necesita es modificar el estilo de vida. Intente limitar su ingesta de cafeína y alcohol y evite todo líquido dos horas antes de ir a dormir. También es recomendable renunciar a los descongestivos o antihistamínicos pues constriñen la uretra. 

“Lleve una dieta saludable y haz ejercicio”, sugiere el doctor Charles Tapping, especialista en Radiología Intervencionista del Oxford University Hospitals NHS Foundation Trust en el Reino Unido. “La obesidad se asocia con el crecimiento prostático y el sedentarismo estimula la retención de orina”. Además, el experto sugiere ir al baño en cuanto aparezcan las ganas de orinar e intentar la “micción doble” —orina, espera 30 segundos y luego orina de nuevo para vaciar la vejiga por completo. 

Los medicamentos también pueden reducir los síntomas y evitar el empeoramiento de la HPB. “Algunos de los tratamientos que recetamos relajan los músculos de la próstata, lo cual permite que la orina fluya con mayor facilidad por la uretra a la altura de dicha glándula”, explica Nadir Osman, especialista en Urología del Sheffield Teaching Hospitals NHS Foundation Trust. “Otros encogen la próstata”.

Si los medicamentos no dan resultado, le causan mareos o disfunción sexual, pregunte por el tratamiento térmico con vapor de agua o por otros tratamientos de invasión mínima. 

Algunos pacientes con síntomas moderados a graves necesitarán cirugía. El procedimiento más frecuente es la resección transuretral de la próstata (RTUP), que consiste en retirar el tejido de la glándula prostática. Aunque esta operación podría causar impotencia, infecciones, sangrado e incontinencia, en el 75 por ciento de los hombres solo se observan síntomas leves tras nueve meses de la cirugía, que no obstante ofrece la posibilidad de mitigar de modo permanente los problemas asociados con el crecimiento de la próstata.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas