Imagen Imagen

Los bioflavonoides se encuentran en una amplia gama de alimentos, en especial en frutas y verduras. Otros alimentos que tienen muchos bioflavonoides son los damascos, las moras, las grosellas, el brócoli, las cerezas, el pomelo, las uvas, los limones, las papayas, los ajíes, las ciruelas, los melones y los tomates, así como el café y el cacao.

Investigaciones recientes indican que algunos bioflavonoides son inhibidores que impiden la formación de coágulos. Pueden ser útiles para tratar la flebitis y otros problemas de coagulación. También se cree que los bioflavonoides protegen contra las enfermedades cardíacas. El resveratrol y la quercetina, que se hallan en la cáscara de la uva, pueden reducir el riesgo de cardiopatías entre quienes beben vino con moderación. Los bioflavonoides aumentan la acción de la vitamina C.

Están presentes en los mismos alimentos y el cuerpo los metaboliza del mismo modo. Esto ha llevado a los investigadores a plantear que algunas de las funciones atribuidas a la vitamina C en realidad se deben a los bioflavonoides; otros piensan que los dos trabajan juntos de manera sinérgica. Algunos bioflavonoides destruyen ciertas bacterias, así retardan la descomposición de los alimentos y protegen a los seres humanos de infecciones producidas por la comida.    

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Blas agustín
Blas agustín

muy buenooooo

Notas Relacionadas