Beneficios de las isoflavonas en mujeres con menopausia Beneficios de las isoflavonas en mujeres con menopausia

La soja ha demostrado que puede ayudar a disminuir los trastornos asociados a la menopausia. Enterate todo en esta nota. 

Presentes en productos como el tofu y la leche de soja, y en complementos, las isoflavonas son unos compuestos eficaces conocidos como fitoestrógenos. Estas sustancias vegetales son químicamente similares al estrógeno del organismo, pero mucho más débiles. Los fitoestrógenos pueden fijarse a los receptores de estrógeno de las células y beneficiar la salud.

¿Cómo actúan las isoflavonas?

Como fitoestrógenos, las isoflavonas tienen dos efectos valiosos. Si los niveles de estrógeno son altos, pueden bloquear los tipos de estrógeno más potentes producidos por el organismo, y ayudar a evitar enfermedades causadas por las alteraciones de las hormonas, como el cáncer de mama. Y si los niveles son bajos (como después de la menopausia), los fitoestrógenos pueden sustituir al estrógeno propio del organismo, y probablemente reducir los sofocones y conservar en buen estado los huesos. Las isoflavonas también pueden tener efectos antioxidantes y anticoagulantes.

La soja preventiva

Según estudios, los productos de soja protegen de las cardiopatías al reducir el colesterol “malo” (LDL) y aumentar sustancialmente el “bueno” (HDL). Al parecer, la soja es muy eficaz para reducir los niveles elevados de colesterol, pero es menos eficaz en casos de colesterol casi normal, y se necesita mayor cantidad para lograr los mismos efectos. Los productos de soja también inhiben la oxidación del colesterol LDL, el primer paso para acumular la placa que tapa las arterias. Algunos estudios muestran que la genisteína evita la formación de coágulos sanguíneos.

Usos de la soja en mujeres menopáusicas

  • Reduce la frecuencia e intensidad de los bochornos y otros síntomas menopáusicos.
  • Pueden proteger contra cardiopatía coronaria.
  • Pueden evitar ciertos tipos de cáncer.
  • Pueden evitar la osteoporosis. 

¿Cómo tomar las isoflavonas durante la menopausia?

  • Los complementos en el mercado varían según el tipo de isoflavonas y la cantidad total que contengan por pastilla. Elija un producto que aporte una mezcla de isoflavonas (debe incluir genisteína y daidzeína); tome pastillas que suministren de 50 a 100 mg de isoflavonas por día.
  • Casi todos los expertos recomiendan tratar de obtener las isoflavonas de los alimentos de soja. Además de su contenido de isoflavonas, son buenas fuentes de proteína, así que pueden consumirse en vez de carnes rojas y otros alimentos ricos en grasas saturadas. La cantidad de isoflavonas del poroto de soja, y de cualquier producto elaborado con este, varía. En general, quizá baste con una o dos raciones de productos de soja al día (una ración equivale a unos 100 g de tofu o miso, 1 taza de leche de soja, o 1 ⁄2 taza de harina de soja, porotos cocidos o proteína vegetal texturizada como carne de soja). Si a usted no le gusta la soja, puede obtener las isoflavonas de una combinación de comida y complementos.
  • Otra opción es la soja en polvo, que contiene proteínas e isoflavonas; mézclela en jugos, leche o licuados. Tome los complementos con un vaso de agua tibia, antes del desayuno o la cena.
  • Posibles efectos secundarios: No se ha sabido que los productos de soja causen efectos secundarios, incluso en grandes cantidades. Pero las pocas personas alérgicas al poroto de soja deben evitar los complementos y alimentos que lo contengan.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas