Imagen Imagen

Cómo eliminar esas feas protuberancias cutáneas

Las causa el virus del papiloma humano y se transmiten por contacto con superficies contaminadas. Son tan comunes que casi todos las padeceremos en algún punto de la vida. Sí, hablamos de las verrugas. Aunque estas pequeñas y ásperas protuberancias cutáneas pueden salir en cualquier lado, suelen afectar manos, pies o genitales. No ponen en riesgo la salud, pero pueden ser molestas o vergonzosas.

Resultan frustrantes por su persistencia. Algunas tardan meses o años, en desaparecer; otras jamás se van. Si está cansado de esperar, pruebe el ácido salicílico. Puede adquirirlo en paquetes de tratamiento de venta libre. La sustancia no resuelve el problema de la noche a la mañana, pero acelera el proceso al erosionar la piel y deshacer la lesión poco a poco.

Otra opción es recurrir al dermatólogo para que retire la verruga con técnicas más agresivas: aplicación de nitrógeno líquido para congelar la protuberancia; cauterización con cargas eléctricas o extirpación con instrumental quirúrgico. No todos los seguros de gastos médicos cubren estos tratamientos. Antes de decidirse, averigüe si tendrá que pagar el procedimiento de su bolsillo.

Para lidiar con las más obstinadas, existe la inmunoterapia, que busca fortalecer las defensas del cuerpo y detonar una respuesta ofensiva contra los virus. La difenciprona, por ejemplo, es un compuesto químico que suele aplicarse sobre el área afectada para provocar una ligera reacción y despertar al sistema inmunitario.

Si aún no se libera por completo del mal, le recomendamos observar la “etiqueta cutánea” para evitar contagios. Las verrugas de la planta del pie aparecen debido a la presencia de cepas de virus que aman la humedad y proliferan en ella. Si planea entrar a un vestidor, piscina o ducha pública, evite caminar descalzo y cubra la piel con cinta impermeable.

No comparta artículos de uso personal, como medias y toallas, que hayan estado en contacto con la verruga. Y resista la tentación de tocarla. Solo propagará los virus.

Al menos 65% de las verrugas desaparecen, sin tratamiento, pasados dos años. 

Si la lesión le causa dolor, acuda a consulta. Si sangra con facilidad o cambia de color o aspecto, será necesario descartar otra dolencia. 

Si en verdad se trata de una verruga, no habrá molestias “más allá de lo cosmético”, señala Colm O’Mahony, miembro de la Academia Europea de Dermatología y Venereología. “En casos poco comunes, las verrugas genitales crecen demasiado [varios centímetros de ancho] y evolucionan a cáncer. Pero eso es muy poco probable”.

Si la lesión le molesta, no dude en buscar el tratamiento adecuado. De lo contrario, puede continuar con su vida como si nada.

 

Para entender al médico

La erupción polimorfa lumínica es: 

A. un sarpullido provocado por la luz solar.

B. el agravamiento de un brote de acné al inicio del tratamiento contra este.

C. gases que se producen al comer demasiado rápido. 

D. una crisis asmática detonada por las partículas volcánicas en el aire.

Respuesta: A. La erupción polimorfa lumínica es un sarpullido áspero o irregular atribuible a la luz del sol (se trata de una reacción del sistema inmunitario; no es una quemadura). Suele afectar a quienes deciden exponerse a las radiaciones solares por períodos prolongados tras mucho tiempo sin asolearse. Por lo general, desaparece en dos semanas. Hasta entonces, evite exponerse a la luz natural, cúbrase con ropa o aplique un protector con alto factor de protección solar.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas