Imagen Imagen

Si estás encarando una dieta o pensando en hacerlo, te aconsejamos sumar a tus rutinas estos trucos, algo extraños pero efectivos, que realmente funcionan a la hora de ponerse a dieta.

Hacer dieta no tiene que ser una misión rígida y restrictiva. Es posible ser creativo y perder peso a la vez. Acá te mostramos 11 trucos sorprendentemente efectivos para incorporar a tu dieta que verdaderamente funcionan:

 

1. Chocolate y vino: aprobados. Si bien uno puede pensar que el chocolate y el alcohol son elementos tabú al momento de hacer dieta, estos alimentos realmente pueden ayudar a liberar grasa. Solo asegurate de consumir cantidades moderadas y optar por chocolate negro y vino tinto.

 

2. Ideas para necesidades específicas. ¿Vegetarianos? ¿Intolerancia a la lactosa? ¿Alergia al gluten? Aún así es posible hacer una dieta que funcione. Solo es necesario reemplazar algunos alimentos. Por ejemplo, los vegetarianos pueden obtener las proteínas que sus cuerpos necesitan a partir de porotos, tofu y frutos secos en lugar de comer carnes y pescados. La leche común se puede reemplazar por leche deslactosada.

 

3. Oler bananas, manzanas y hojas de menta. Posiblemente te parezca una tontería, pero funciona. En una investigación se descubrió que las personas que más utilizaban el olfato sentían menos hambre y lograban adelgazar más, un promedio de 13 kg cada uno. Una teoría afirma que al oler los alimentos engañamos al cerebro y le hacemos creer que realmente estamos comiendo.


4. Colgar un espejo frente a la mesa.
Según investigaciones recientes, comer frente a un espejo reduce prácticamente un tercio la cantidad de comida que consumimos. Aparentemente mirarnos a nosotros mismos a los ojos nos muestra algunos de nuestros estándares y metas más profundas y principalmente nos recuerda por qué motivo estamos intentando bajar de peso.

 

5. Rodearse de azul. No es casual que no existan muchos restaurantes de comidas rápidas decorados de color azul: créase o no, el color azul funciona como un supresor del apetito. Entonces, serví la comida en platos de este color, usá prendas azules mientras comés y cubrí la mesa con un mantel en estos tonos. Evitá, en cambio, el rojo, amarillo y naranja en las áreas destinadas a comer. En distintos estudios se mostró que estos colores estimulan a las personas a comer de más.

 

6. Fotografiar la comida. En lugar de tomar nota de cada bocado, sacale una foto y guardala en tu teléfono o computadora con fecha. Llevar un registro visual de las cosas que consumís puede contribuir a controlar la ingesta. Esta práctica puede ayudar a que las personas se detengan y piensen antes de comer algo que no corresponde. No es necesaria una gran producción: con tu celular es suficiente. Pensalo: estás ahí, en el salad bar, preparándote un plato de vegetales, ¡clic!


7. Ayudarse con una cinta. Las mujeres francesas que controlan rigurosamente su peso usan una cinta alrededor de la cintura y debajo de la ropa cuando salen a cenar. Esto les permite tener conciencia de lo que sucede en su estómago, particularmente cuando la cinta comienza a sentirse más ajustada a medida que avanza la velada.

 

8. No mirar la balanza. Durante los primeros días, si la balanza no se mueve, intentá concentrarte en lo que sí está cambiando, ya sea que tu rostro se ve más delgado, que la ropa te queda más suelta o los halagos que recibís de amigos y familiares y aprovechá el mayor nivel de energía que tiene tu cuerpo. Mantenete en ese camino y bajar de peso simplemente será el paso siguiente.

 

9. No perder el contacto social. Nunca sientas que es necesario evitar cualquier tipo de celebración o salida especial porque estás a dieta. Seguí las recomendaciones para pedir en los restaurantes o en cualquier reunión y podrás hacerlo bien.

 

10. Una nueva rutina de ejercicio de tan solo 12 minutos. A partir de los principios de la actividad física de alta intensidad en intervalos es posible quemar una gran cantidad de calorías en períodos muy breves. Este método consiste en alternar entre explosiones de actividad muy enérgica con períodos más tranquilos que ayudan a tu cuerpo a perder peso.

 

11. No se trata de una dieta. Es un plan que conduce a un nuevo estilo de vida. Repetí el mantra: “Puedo comprometerme a hacer cualquier cosa durante 21 días”. Sin embargo, una vez pasado ese período te sorprenderás al ver que te sentís saludable y lleno de energía al seguir la dieta que te propusiste.

 

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen jose luis
jose luis

ya empiezo

Imagen Olga
Olga

Excelente el articulo, gracias por compartirlo .

Imagen Mario Fernando
Mario Fernando

Muy buen articulo

Imagen Dennis
Dennis

Buena

Imagen Dennis
Dennis

Muy bueno !!!

Notas Relacionadas