Imagen Imagen

Razones sorprendentes por las que aumenta el riesgo de osteoporosis y cómo reducirlo.

1) No moverse. Nuestros huesos están vivos, y cuánto más los usamos, más fuertes se vuelven. Los ejercicios de levantamiento de peso, entrenamiento de fuerza e, incluso, solo caminar, son importantes para la salud de los  huesos.

2) Amar la carne. Consumir demasiadas proteínas puede llevar a los riñones a eliminar mayor cantidad de calcio y contribuir a una reducción en la densidad de los huesos y favorecer la osteoporosis. Sin embargo, algunos estudios han mostrado que las proteínas ayudan al organismo a absorber más calcio y que, por esa razón, el cuerpo debe eliminar más cantidad de este componente. Lo recomendable es siempre comer carne con moderación.

3) Consumir mucha sal. En un estudio realizado en Japón se demostró que las mujeres postmenopáusicas que consumían altos niveles de sodio tenían una probabilidad de experimentar fracturas cuatro veces mayor. Esto se debe a que mientras que el sodio es excretado a través de los riñones, el calcio se drena desde el torrente sanguíneo.

4) Falta de luz solar. Según la Fundación Americana de Osteoporosis, los menores de 50 años necesitan entre 400 y 800 UI diarias de vitamina D y los mayores de 50, de 800 a 1000 UI. Para aquellos que no reciben suficiente vitamina D de forma natural, es decir, a partir del contacto con la luz solar, puede resultar imprescindible algún tipo de suplemento. Se recomienda consultar al médico para conocer las necesidades específicas, teniendo en cuenta el lugar en el que vive, la época del año y los alimentos ricos en vitamina D que consume.

5) Perder peso. Alcanzar un peso saludable  es muy bueno pero, sorprendentemente, perder demasiados kilos puede dañar nuestros huesos. Un índice de masa corporal (IMC) menor a 18,5 se considera  actor de riesgo en materia de osteoporosis. De acuerdo con un estudio efectuado por la Facultad T. H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el aumento de solo una unidad de IMC (aproximadamente entre 2 y 4 kilos) reduce un 12 por ciento el riesgo de pérdida ósea.

6) Demasiado alcohol. Según un estudio de la Universidad de Oregón, más de un par de copas al día produce un efecto negativo. Demasiado alcohol también puede aumentar los niveles de cortisol, lo que lleva a disminuir la densidad mineral de los huesos. Las mujeres tienen más riesgo, ya que el alcohol puede causar una reducción en los niveles de estrógeno y dar lugar a osteoporosis. El alcohol también es tóxico para las células, que se convierten en células óseas.

7) Contaminación. En un estudio publicado en The Lancet Planetary Health se analizaron datos de admisión en hospitales de 9,2 millones de estadounidenses entre 2003 y 2010. Descubrieron que incluso un pequeño aumento en los niveles de fragmentos diminutos de contaminantes del aire, puede incrementar la incidencia de fracturas óseas y osteoporosis.  

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario