Imagen Imagen

Aprendé a incorporar todo tipo de alimentos que te permitan comer variado y en el equilibrio justo. Vas a ver que con una buena alimentación podrás incrementar tus perspectivas para una larga vida saludable.

 
  1. Una dieta saludable debe incluir comidas con carbohidratos,

    como pan de grano integral, cereales, papas y pastas. Son la gasolina con el cual nuestros cuerpos funcionan y son una fuente primaria de nutrientes y fibra dietética, que contribuyen a la buena salud de los intestinos y el colon, y ayudan a controlar el colesterol. Intente elegir variedades de salvado o integrales. Contienen más fibra, vitaminas y minerales.



  2. Las frutas y vegetales deben componer más de un cuarto de tu dieta.

    Las plantas frescas contienen fotoquímicos, poderosos antídotos para las pícaras moléculas de oxígeno llamadas ‘radicales libres’ que dañan las células y causan enfermedades. Un poco menos de carne y un poco más de vegetales en tu plato harán una gran diferencia. 



  3. Reducí el consumo de picadas grasosas y de bebidas azucaradas;

    Son una fuente de ‘calorías vacías’ que engordan. Probá con frutos secos como colación en lugar de una barra de chocolate, y bebé jugo de frutas en lugar de gaseosa.



  4. La carne, el pescado, los huevos y las legumbres son buenas fuentes de proteínas,

    necesarias para el crecimiento y la recuperación de nuestros cuerpos. Tratá de elegir cortes de carne magra y aves sin piel para reducir la grasa, y tené como objetivo al menos dos porciones de pescado a la semana.

  5. Los productos lácteos pueden ser una buena fuente de proteína 

y contienen el calcio que necesitamos para mantener saludables nuestros huesos. 

  

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas