5 razones para tomar complementos 5 razones para tomar complementos

Investigaciones recientes aportan más razones para usarlos, incluyendo las hierbas, pues previenen y curan enfermedades.

Si en general usted es saludable, ¿obtendrá alguna ventaja si toma complementos en forma habitual? Y si contrae una enfermedad, ¿esperaría que estos lo ayudaran de algún modo? A continuación le ofrecemos un resumen de los principales beneficios que, según los científicos, la mayoría de la gente puede esperar del uso de los complementos aquí indicados.
 

Razones para utilizar complementos:

1. Menos del 10% de la población se alimenta de forma de cubrir el mínimo de nutrientes.
Según la sabiduría popular, mientras la gente saludable coma lo suficiente para evitar deficiencias alimentarias específicas, no necesitará tomar complementos. Lo único que tiene que hacer es seguir una dieta que satisfaga el ADR —aporte dietético recomendado— y otras directrices para la ingesta de vitaminas y minerales definidas por los organismos internacionales de la salud. Pero aunque uno acepte que los estándares oficiales para la ingesta de minerales y vitaminas son adecuados, la prueba de que la mayoría de la gente no cubre de manera aproximada esos requerimientos es arrolladora. Según las encuestas, menos del 10% de las personas toma cinco raciones diarias de frutas y verduras frescas, la cantidad recomendada para obtener el nivel mínimo de nutrientes que se considera necesario para prevenir enfermedades. 

2. No se quede sin el calcio que necesita.
Se calcula que el consumo promedio de calcio en general es menor del 60% del nivel actual sugerido de 1.000 mg para adultos jóvenes, y muy inferior al de 1.200 mg que se recomienda para hombres y mujeres de 50 a 70 años. Según expertos de la Universidad de Berkeley, California, a menudo se hacen elecciones erróneas en la nutrición. Por ejemplo, es más probable que prefiera comer papas a la francesa en vez de una ración de brócoli, y una bebida gasificada en lugar de un vaso de leche descremada. No solo estos y otros muchos alimentos aportan demasiada grasa y azúcar a su dieta, sino que también dan lugar a ingerir vitaminas, minerales y sustancias fitoquímicas curativas que no son las óptimas.

3.  Estos expertos señalan que las dietas de muchas personas tienen la mitad del magnesio y ácido fólico recomendados. Las vitaminas A, C y B6, así como el hierro y el cinc, son otros nutrientes con niveles notablemente bajos en nuestra dieta, según las encuestas. Incluso con el mejor plan de nutrición es difícil llevar una dieta que satisfaga los ADR para todos los nutrientes. Los vegetarianos, por ejemplo, que son más saludables que los carnívoros, pueden carecer de algunos nutrientes, como el hierro, el calcio y la vitamina B12.

4. Casi todos los que desean llevar una dieta con poca grasa tienen dificultades para obtener la cantidad recomendada de vitamina E únicamente de la comida, puesto que muchos alimentos con vitamina E son ricos en grasa. Otra complicación es que una dieta equilibrada puede no incluir las sustancias más especializadas —aceites de pescado, isoflavonas de soja o ácido alfa lipoico— que, según los investigadores, favorecen la salud. Para una persona saludable y que no lleva una dieta bien balanceada, un complemento puede cubrir ese déficit o mejorar el consumo de nutrientes de adecuado a óptimo.

5. Hay otras razones de por qué quienes tienen buenos hábitos alimentarios podrían beneficiarse de un complemento diario. En la actualidad, algunos expertos creen que la exposición a los contaminantes, desde las emisiones automotrices hasta los desechos y sustancias químicas industriales, pueden dañar de mil formas el organismo a nivel celular, destruyendo tejidos y drenándole nutrientes. Muchos complementos, y sobre todo los que actúan como antioxidantes, pueden controlar el daño de tejidos y células que sigue a la exposición tóxica. Según pruebas recientes, ciertos fármacos, el exceso de bebidas alcóholicas, el estrés recurrente y el tabaquismo pueden interferir con la absorción de ciertos nutrientes indispensables, y ni una excelente dieta podría compensar el déficit. Pueden planearse programas nutricionales específicos de minerales, vitaminas y otros complementos que tomen en cuenta aquellos y otros factores ambientales y de estilo de vida que influyan en los niveles de nutrientes en el organismo.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas