Imagen Imagen

El ejercicio puede ser una herramienta efectiva para tratar los síntomas de la artritis.

Mito 1: No hacer ejercicio

Si tiene artritis, un programa de ejercicio físico adecuado podría ayudarlo a aliviar los síntomas al mejorar fuerza, equilibrio, flexibilidad y amplitud de movimiento.

Consejo: se recomienda practicar al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada cinco días a la semana. Sacar la bicicleta, comprar un nuevo traje de baño o comenzar entrenamiento de fuerza, lo importante es mantenerse en movimiento. 

Mito 2: El ejercicio produce dolor articular

Cuanto más sedentario es, más cosas van a doler. El ejercicio ayuda a fortalecer la flexibilidad y control de peso. Un kilo menos en la balanza es igual a cuatro kilos menos de presión en sus rodillas. Alterne días fáciles con más exigentes. Nadar o pasear en bicicleta, cuando el dolor sea más molesto.

Consejo: para aliviar el dolor de rodillas use rodillera. La rigidez puede ser un signo de que es preciso comenzar a moverse para lubricar las articulaciones. Consultar siempre al médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios.

Mito 3: El dolor  siempre es malo

Es preferible considerar el dolor como una señal a la que prestar atención. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar los dolores tras la actividad física; antes pueden enmascarar la sensación que sirve para indicar que es preciso parar.

Consejo: interrumpa la actividad si el dolor articular aumenta tras cinco o diez minutos. Esa molestia que parece calor intenso en los músculos, sin embargo, es algo positivo. 

Mito 4: El ejercicio pone en riesgo las articulaciones

El ejercicio fortalece los músculos que sujetan las articulaciones. El movimiento lubrica articulaciones chirriantes, fortalece músculos y aumenta la flexibilidad: mejora la calidad de vida, no solo para la artritis.

Consejo: los estudios muestran que los ejercicios de peso, como caminar, correr o levantar pesas, son saludables para los cartílagos. Cuando el dolor impide la actividad física, pruebe con la piscina y haga ejercicios en el agua.

Mito 5: Seguir un programa de ejercicio restrictivo

Las personas con artritis pueden elegir varias actividades: las de bajo impacto como nadar, ejercicios acuáticos, bicicleta y caminar son excelentes opciones. Pero también lo es correr, si no le causa dolor.

Consejo: como regla, caminar y no correr en caso de osteoartritis y evitar ejercicios de alto impacto, contorsiones y deportes con raqueta.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas