Imagen Imagen

Aunque no son tan conocidos, estos exámenes revelan datos oportunos sobre su salud vascular.

TRAS ESTUDIAR a un grupo de individuos sanos por más de diez años, investigadores de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center descubrieron que las personas con resultados insatisfactorios en cinco sencillos estudios médicos presentaban un riesgo 20 veces mayor de desarrollar cardiopatía que los participantes con buenos resultados. Aunque no todas estas pruebas son obligadas, los resultados le darán un panorama mucho más amplio—y oportuno—de su riesgo cardíaco que los estudios tradicionales de presión arterial y colesterol. Además, le permitirán modificar los hábitos correspondientes para proteger su corazón de por vida. Si fuma, padece sobrepeso, tiene antecedentes familiares de cardiopatía o presenta cualquier otro factor de riesgo, pregunte al médico por estos estudios. 

1. ELECTROCARDIOGRAMA

Un electrocardiograma estándar de 12 derivaciones, también conocido como ECG, es un procedimiento no invasivo e indoloro que suele durar entre cinco y diez minutos. Se considera una de las mejores herramientas para valorar el riesgo de desarrollar cardiopatías. El médico colocará diez pequeños electrodos en sus extremidades y tórax para medir la actividad eléctrica del corazón y detectar ritmos anormales o patrones observados con frecuencia en pacientes aquejados por infarto, arritmia y otros padecimientos cardiovasculares peligrosos. 

2. CUANTIFICACIÓN DE CALCIO CORONARIO

Esta tomografía computarizada de baja radiación permite determinar la cantidad de calcio depositado en las arterias coronarias. “El calcio en las arterias coronarias indica presencia de cierto grado de ateroesclerosis, sarro en las tuberías”, lo cual puede obstruir la circulación sanguínea y terminar en infarto al miocardio o evento vascular cerebral, señala el doctor Andrew M. Freeman, director de cardiología clínica del hospital National Jewish Health, de Nueva York, y codirector del grupo de trabajo en nutrición y estilo de vida del Colegio Americano de Cardiología. 

3. CUANTIFICACIÓN DE PROTEÍNA C-REACTIVA EN SANGRE

La cantidad de proteína C-reactiva en el torrente sanguíneo se eleva en presencia de inflamación corporal, que, a decir del doctor Freeman, es un factor constante en muchos problemas de salud, entre ellos las cardiopatías. De ser posible, solicite la prueba de alta sensibilidad. 

4. CUANTIFICACIÓN DE NT-PROBNP O BNP EN SANGRE.

El péptido natriurético cerebral (BNP) es una hormona que libera el corazón en respuesta al esfuerzo cardiovascular excesivo. El fragmento N-terminal de la prohormona proBNP (NT-proBNP) es un precursor del péptido BNP. Como explica Freeman, las altas concentraciones sanguíneas de NT-proBNP o BNP son un foco rojo ya que suelen indicar o que el músculo cardíaco se ha tornado rígido y es incapaz de relajarse adecuadamente o que se ha debilitado y no bombea con eficacia. (En general, lo anterior se debe a falta de actividad física). 

5. ANÁLISIS DE ALTA SENSIBILIDAD PARA CUANTIFICAR TROPONINA T EN SANGRE

La troponina T es una proteína que libera el corazón al enfrentarse a estrés significativo o al sufrir lesiones. Las pruebas típicas de troponina solo permiten detectar altas concentraciones de la sustancia, tal y como sucede durante eventos demasiado agresivos para el corazón (correr un maratón o sufrir un infarto). No obstante, la nueva versión de alta sensibilidad cuantifica concentraciones mucho menores de troponina T, con lo cual permite a los doctores instituir el tratamiento contra lesiones cardíacas mucho antes.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas