Imagen Imagen

Si su capacidad pulmonar es baja, estos ejercicios (usados en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica) pueden ayudarlo.

1) Use su diafragma. Es el músculo que controla la respiración, y como se encuentra arriba del abdomen, puede fortalecer los dos al mismo tiempo. Acuéstese sobre su espalda con las rodillas flexionadas, coloque una mano en su abdomen y la otra en el pecho. Inhale profunda y lentamente expirando el aire hacia su abdomen (la mano sobre su abdomen debe levantarse más que la mano sobre su pecho mientras inhala). Exhale por la boca. Intente aguantar la respiración siete segundos antes de inhalar de nuevo.

2) Imagine que rema en un bote. Este ejercicio fortalece los músculos superiores de la espalda y abre la cavidad del pecho, permitiendo una máxima capacidad pulmonar. Siéntese en el piso con las piernas estiradas, las rodillas ligeramente flexionadas. Coloque una banda de resistencia (disponible en tiendas deportivas) alrededor de las plantas de los pies y crúcela en forma de X frente a usted. Sosteniendo un extremo con cada mano, extienda sus brazos, después tire hacia atrás hasta que sus manos toquen su pecho. Repita por los menos 6 veces, 3 días a la semana.

3) Camine por 20 minutos. Caminar no solo hace que trabajen su corazón y los músculos de las piernas, también refuerza el área alrededor de sus pulmones para ayudarlos a funcionar mejor. Para aprovechar al máximo su paseo, párese recto, con la cabeza hacia arriba y los hombros hacia atrás y mantenga un paso de talón a punta. Estas pequeñas modificaciones evitan que su caja torácica se comprima, permitiendo que sus pulmones se expandan al máximo. Incorpore una respiración profunda para aumentar la cantidad de aire que entra.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas