Imagen Imagen

Descubra los avances que hoy permiten detectar la enfermedad de Lyme, retardar el avance del Parkinson, anticipar infartos y mucho más.

1. Ayuda para la parálisis

Científicos del Centro de Investigación de Lesiones Medulares en Kentucky, en los Estados Unidos, han desarrollado una novedosa tecnología que permite a pacientes con parálisis caminar de nuevo. Según la doctora Susan Harkema, encargada de la investigación, miles de neuronas motoras suelen morir en el lugar afectado por una lesión en la médula espinal. Pero “debajo de la región afectada, existen millones de células sanas que poseen la capacidad de reaprender, tomar decisiones e integrar nuevas conexiones cerebrales”.

Tras implantar estimuladores eléctricos en la médula espinal, los expertos se sorprendieron al notar que un paciente con parálisis completa había vuelto a mover los dedos de los pies. Decidieron continuar el estudio con ese paciente y tres más con parálisis total: primero les enseñaron a ponerse de pie y luego a dar pasos. Hoy dos caminan con la ayuda de un andador.

2. Alarma cardíaca

La placa de ateroma que obstruye las arterias y puede identificarse mediante un TAC es responsable de casi todos los infartos de miocardio. ¿Y si se pudieran identificar con antelación las arterias propensas a acumular esta placa? Un nuevo equipo de TAC desarrollado en Alemania, Reino Unido y los Estados Unidos analiza signos de inflamación en las arterias para prever con cinco años de antelación o más, qué vasos corren riesgo de sufrir obstrucciones, para poder modificar el estilo de vida.

Imagen

3. Contra las bacterias resistentes a antibióticos

Las bacterias que han desarrollado resistencia a los antibióticos debido a su uso excesivo podrían causar 700.000 muertes en Europa al año. Recientemente se comprobó que el uso conjunto de antibióticos y probióticos (“bacterias buenas”, como las que convierten la leche en yogur) permite destruir dos cepas de bacterias resistentes conocidas por infectar heridas. Aunque por separado no podrían matar estos supergérmenes, ambos compuestos “lograron erradicar las bacterias por completo”, señaló la doctora Ana Jaklenec, investigadora del MIT de Massachusetts.

4. Diagnóstico de la enfermedad de Lyme

Diagnosticar la borreliosis, o Enfermedad de Lyme, eleva las probabilidades de que los pacientes se recuperen y reduce el riesgo de efectos a largo plazo, como artritis. Pero sus síntomas suelen confundirse con los de otras enfermedades y los resultados de laboratorio pueden tardar hasta tres semanas. Hoy, un nuevo análisis que identifica la presencia de ADN bacteriano en una muestra de sangre, permite detectar el mal sin demora. Este avance podría transformar el desenlace clínico de los infectados por garrapata (cuya picadura la transmite), según el doctor Steven Schutzer, investigador de la Universidad Rutgers de New Jersey, autor de un estudio al respecto.

5. Cura para el temblor hereditario

A sus 78 años, a la profesora jubilada estadounidense Julia Czyz le encantaba la pintura y las manualidades. Pero en 2006 comenzó a sufrir movimientos involuntarios en la mano derecha y poco después le diagnosticaron temblor hereditario. Se trata de la discinesia más frecuente, que causa sacudidas incontrolables. Pronto le fue imposible escribir su nombre.

En junio de 2008, gracias a un nuevo procedimiento con ondas de ultrasonido focalizadas, Julia renació. Los médicos le pusieron en la cabeza un dispositivo similar a un casco con alas, la metieron dentro de un equipo de resonancia magnética y dirigieron ultrasonidos a las neuronas responsables de los temblores sin lesionar otro tejido cerebral.

Para asegurarse, los médicos sacaron a Julia del equipo de resonancia magnética varias veces y le pidieron que sujetara una botella con agua. Los temblores se fueron reduciendo en cada una de estas etapas hasta que finalmente desaparecieron. “Comprobar que mi mano había dejado de temblar fue mágico”, recuerda.

6. Freno al Parkinson 

En los últimos años, la comunidad científica ha empezado a notar un efecto secundario de los antagonistas del calcio, utilizados para normalizar la tensión. Durante un estudio a gran escala, el número de personas que desarrollaron Parkinson fue un 29 por ciento menor de lo esperado. Además el medicamento retrasó el avance de la enfermedad incluso en pacientes previamente diagnosticados.

Los investigadores llevan a cabo un ensayo clínico con el fármaco más prometedor de este grupo, la isradipina. Si se confirma que retrasa el deterioro funcional, “el enfoque terapéutico frente al Parkinson cambiará por completo”, señala la doctora Tanya Simuni, directora del Centro Especializado en Enfermedad de Parkinson y Discinesias del Northwestern Medicine Hospital.

7. Contra la depresión sin medicamentos

"Siento como si hubiera estado en un túnel oscuro la mayor parte de mi vida”, explica a sus 69 años la belga Daniele Brege. Daniele padece trastorno bipolar y ha luchado contra la depresión persistente. Aunque los medicamentos la ayudaban a soportar su existencia, no le levantaban el ánimo.

En 2018, su psiquiatra sugirió un tratamiento de estimulación transcraneal con corriente continua, que consiste en colocar electrodos en el cuero cabelludo por espacio de 20 minutos para dirigir descargas de bajo voltaje al área del cerebro relacionada con los síntomas de depresión.

Daniele dice que el tratamiento ha sido “milagroso”. “Volví a ser la persona que era antes de enfermar.” Ahora, ella y su psiquiatra están considerando la posibilidad de reducir las dosis de antidepresivos.

8. El aceite de pescado funciona

Mucha gente consume aceite de pescado para reducir el riesgo de cardiopatías. Pero ¿funciona? Un estudio reciente asegura que las personas con altas concentraciones de triglicéridos que tomaron 4.000 mg al día de Vascepa, un complemento con aceite de pescado purificado, presentaron un riesgo un 25 por ciento menor de sufrir un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular que los participantes tratados con placebo. Vascepa contiene 4.000 mg de ácido icosapentaenoico, uno de los dos ácidos omega 3 beneficiosos.

9. Radioterapia que prolonga la vida  

La mortalidad del cáncer no siempre es atribuible al tumor inicial sino a su diseminación a otras partes del cuerpo. Sin embargo, en un par de ensayos recientes, la administración de dosis elevadas de radioterapia en los tumores nuevos permitió prolongar la vida. Durante un estudio en pacientes con cáncer de pulmón, colon o mama que se había extendido, un grupo de participantes recibió radioterapia y el otro, un placebo. Cinco años después, el 50 por ciento de los miembros del primer grupo seguía vivo mientras que solo el 25 por ciento del segundo. De acuerdo con los resultados de un segundo estudio suizo-estadounidense con hombres con cáncer de próstata, la radioterapia incrementó la supervivencia de los pacientes que presentaban metástasis solo en ganglios linfáticos o huesos cercanos.

10. Diagnóstico de cáncer en diez minutos

Investigadores australianos han desarrollado una prueba para detectar el cáncer en diez minutos con un 90 por ciento de exactitud. Incluso, señala el estudio publicado en 2018 en Nature Communications, “se puede detectar a simple vista en base a un cambio de color”. El estudio consiste en extraer una muestra de ADN del plasma sanguíneo y añadir una mezcla de agua y nanopartículas de oro. Si aparece un color rosado, hay cáncer; el color azul significa que las células se encuentran sanas.

11. Esclerosis bajo control

En la esclerosis múltiple (EM), el sistema inmunitario que normalmente nos protege de las amenazas externas, se confunde y ataca al sistema nervioso central. Hasta hace poco, el pronóstico de esta enfermedad solía ser poco prometedor. Pero hoy en día un tratamiento experimental llamado trasplante de células madre progenitoras ayuda a combatir la enfermedad y a revertir sus efectos. 

El británico Roy Palmer tiene 50 años. Le diagnosticaron esclerosis en 2003 y su enfermedad avanzó de modo tan agresivo que en 2008 terminó en una silla de ruedas. En 2016, oyó hablar del tratamiento con células madre progenitoras y lo solicitó. Pero se arriesgaba a destruir su sistema inmunitario. A pesar de todo, decidió intentarlo, y en octubre de 2017 inició el tratamiento.

Primero, los médicos extrajeron células progenitoras del cuerpo del paciente. Luego le administraron quimioterapia para terminar con su deficiente sistema inmunitario. El siguiente paso consistió en reintroducir las células progenitorias previamente extraídas. Si todo salía bien, las células reiniciarían el sistema inmunitario y le darían forma más o menos de la nada.

En la Navidad de 2017, Roy Palmer había vuelto a caminar con la ayuda de un andador. Siguió mejorando, y hoy hasta baila. “Es increíble poder subir a mi coche con toda normalidad”, explica. “Lo mejor de todo es poder caminar junto a mi mujer y mis hijos”.

12. Aspirina contra el cáncer 

Aclamada desde hace más de 100 años por sus propiedades, la aspirina no solo calma el dolor y reduce el riesgo de desarrollar cardiopatías y cáncer de páncreas o colon. Además, dosis diarias de aspirina reducen la probabilidad de padecer cáncer hepático en un 49 por ciento, según un estudio publicado en la revista JAMA Oncology en 2018. Estos beneficios se observaron en personas que tomaron al menos 487,5 mg a la semana a lo largo de 5 años. Según otro estudio, el uso de dosis bajas de aspirina reduce el riesgo de cáncer de ovario.

13. Quitar pólipos de forma sencilla

Con una colonoscopia se pueden quitar pólipos pequeños del intestino, pero los de mayor tamaño suelen requerir cirugía. Con el dispositivo Flex Robotic System, la extirpación de algunos pólipos grandes e incluso de lesiones precancerosas se puede realizar con un procedimiento mínimamente invasivo.

“Nuestro robot se distingue por ser flexible, como el colonoscopio”, aclara Kevin Fitzpatrick, de Medrobotics, la fabricante estadounidense. El dispositivo está equipado con instrumental quirúrgico y es flexible, de modo que puede seguir la trayectoria curva del colon y permite retirar pólipos de zonas a las que solo podría accederse con cirugía abierta.

14. Vacuna para celíacos

Desde hace un año, científicos de Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos llevan a cabo estudios en fase II para probar la eficacia de Nexvax2, una nueva vacuna que contiene pequeñas cantidades de proteína de gluten, compuesto conocido por causar la reacción inflamatoria de la celiaquía. Como la dosis de la vacuna se incrementa poco a poco a lo largo del tiempo, se espera que los pacientes con esta enfermedad adquieran un nivel de tolerancia que les permita comer sin mayor problema los alimentos que tanto han extrañado.

15. Detección del cáncer de ovario

Como el cáncer de ovario suele diagnosticarse en etapas avanzadas, solo entre el 30 y el 50 por ciento de las mujeres sobrevive más de cinco años. Pero investigadores australianos han identificado una sustancia en la sangre del 90 por ciento de las pacientes con cáncer de ovario en etapa inicial y del 100 por cien de aquellas con cáncer avanzado (no se detecta en mujeres sanas). Un análisis de sangre para identificar este compuesto podría dar mayores probabilidades de sobrevivir.

16. Alergia al maní 

El maní pueden provocar una de las reacciones alimentarias más letales. Por eso varios investigadores intentaron desensibilizar a un grupo de pacientes con este problema. Les administraron un fármaco con cantidades nimias de proteína del maní y elevaron la dosis poco a poco. La respuesta alérgica fue menos intensa que la de los participantes tratados con placebos. Una mínima variación en la magnitud de la reacción alérgica podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte. 


Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas