Trucos fáciles y efectivos para tener una piel saludable Trucos fáciles y efectivos para tener una piel saludable

Inclusive si no heredamos un cutis perfecto, podemos sacar buen partido de lo que tenemos sin recurrir a productos de belleza muy costosos.

Sabemos cómo se ve una piel saludable. Tiene una apariencia luminosa, sin importar la edad. Aquí va un secretito de algunos de esos productos: muchos contienen ingredientes cuyos sustitutos, muy efectivos, ya tienen un lugar en los estantes de su alacena.

Básicos del cuidado de la piel

Antes de embarcarse en un sistema de elaboración propia para el cuidado de la piel, es importante que conozca su tipo de piel y cuál es el mejor cuidado específico.
Los expertos clasifican los tipos de cutis en cuatro tendencias generales: normal, seco, graso y sensible.
• También reconocen que la piel madura requiere un cuidado especial, cuando la mujer atraviesa la menopausia y más adelante.
• La piel normal tiene buen color, es suave y lisa, no demasiado seca ni muy oleosa. No es extremadamente sensible al sol, al clima o al ambiente en general.
• La piel seca se ve opaca, se siente tirante después del lavado, y necesita protección y humectación constante para no descamarse y “pelarse”.
• La piel grasa puede sentirse suave y elástica, pero se ve con brillo y exige limpieza varias veces por día. Los poros son de mayor tamaño que en la piel normal o seca. Este tipo de piel es propensa a puntos negros.
• La piel sensible reacciona mal ante el sol y los agentes irritantes. Se quema con facilidad y puede presentar erupciones, enrojecimiento o manchas cuando se la expone a una sustancia nueva, como las sustancias químicas que se suelen encontrar en los productos de limpieza facial de venta libre. La mayoría de las personas tiene un tipo de piel combinado; por ejemplo, normal con áreas grasas en la frente, la nariz y el mentón, o tal vez sequedad en torno a los ojos. Para todos los tipos de piel, es beneficioso limpiar, tonificar y humectar dos veces por día: por la mañana y antes de acostarse. Además, dos tratamientos caseros (vapor y exfoliación) ayudan a que la piel se vea cuidada como en un spa. 

Siga estas rutinas periódicamente

1 -Limpieza
Elija un limpiador facial según su tipo de piel, y lleve a cabo este ritual diario esencial para eliminar el maquillaje y la suciedad. 
2 - Tonificación
Después de la limpieza, use el tónico para retirar los residuos del limpiador y cerrar los poros. 
3 - Humectación
Según su tipo de piel, elija el humectante y aplíquelo sobre el rostro, cuello y escote dos veces al día. 
4 - Vapor
Una o dos veces por semana puede brindar a su rostro una limpieza al vapor de 10 minutos. El vapor actúa de manera natural para mejorar la microcirculación en la superficie de la piel. También depura de toxinas y desechos, ya que abre los poros, y facilita la absorción de los aceites esenciales y de las hierbas que se agregan al agua.
5 - Exfoliación
Una vez por semana, trate la piel con una mezcla exfoliante sencilla y casera. Esto elimina las células muertas de la piel, promueve la circulación y mejora la claridad y el aspecto radiante de la piel.

Los alimentos de su despensa para una piel bella

Hacer unos recortes en una dieta poco saludable es el punto de partida para realzar la salud y la belleza de la piel. Primero, reduzca los alimentos grasos y azucarados, que contribuyen a la inflamación y empeoran cualquier afección de la piel. Reemplace la comida chatarra por alimentos ricos en antioxidantes y otros nutrientes, que mejoran la salud de la piel. Cuando la alacena está bien provista de estos alimentos, se puede preparar un refrigerio saludable en menos tiempo que en un mostrador de comidas rápidas. Disfrútelos habitualmente y su piel será recompensada.

Alimentos "pro-piel"

• Salmón en lata 85 gramos, dos veces por semana 
• Té verde 2 tazas o más por día, caliente o helado 
• Semillas de lino 2 cucharadas de semillas recién molidas por día 
• Aceite de oliva 1 cucharada por día 
• Sardinas en lata 60 gramos, una o dos veces por semana 
• Aceite de canola 1 cucharada por día 
• Nueces de Brasil: Un puñadito, dos o tres veces por semana

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas