Imagen Imagen

El pomelo ya no es solo una opción para el desayuno.

 Delicioso y nutritivo: el pomelo ya no es solo una opción para el desayuno. Medio pomelo aporta 30 g de vitamina C (el 70 por ciento de lo recomendado para un adulto) y 1560 mg de potasio. Las variedades rosada y roja contienen más vitamina C que la amarilla, y un alto contenido de betacaroteno. Un vaso de jugo de pomelo sin endulzar contiene 47 mg de vitamina C (más del 100 por ciento de lo recomendado) y la mayoría del resto de los nutrientes que se encuentran en la fruta fresca.

BENEFICIOS

  • Rico en vitamina C y potasio.
  • Las variedades rosada y roja contienen betacaroteno y licopeno, ambos potentes antioxidantes.
  •  Bajo contenido de calorías.
  • Contiene bioflavonoides y otras sustancias químicas vegetales que ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades cardíacas.

DESVENTAJAS

  • Puede provocar reacciones alérgicas en personas sensibles a los cítricos.
  • El jugo de pomelo puede disminuir la efectividad de ciertos medicamentos.

Durante años, distintas dietas de moda promocionaban el pomelo por su cualidad única de quemar grasas. No hay nada que corrobore esa afirmación, ya que ningún alimento tiene esa propiedad. Quienes siguen una dieta a base de pomelo pierden peso porque casi no ingieren el resto de los alimentos, lo que puede conducir a deficiencias nutricionales. De todos modos, es razonable que  incluyas el pomelo en dietas para bajar de peso: una porción contiene unas 24 kcal, y su alto contenido de fibras satisface el apetito. El pomelo es rico en pectina, una fibra soluble que te puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. Estudios recientes indican que el pomelo contiene otras sustancias que previenen enfermedades. El pomelo rosado y el rojo tienen un alto contenido de licopeno, un antioxidante que te disminuye el riesgo de cáncer de próstata. Todavía no se ha identificado el mecanismo de acción del licopeno, pero una investigación realizada en Harvard durante seis años a 48.000 médicos y otros profesionales de la salud concluyó que diez porciones semanales de alimentos ricos en licopeno reducen el riesgo de cáncer de próstata en un 50 por ciento. Se han encontrado otros químicos vegetales preventivos en el pomelo: el ácido fenólico, que inhibe la formación de nitrosaminas (sustancias químicas que producen cáncer); limonoides, terpenoides y monoterpenoides, que inducen la producción de enzimas que pueden prevenir el cáncer; y bioflavonoides, que inhiben la acción de las hormonas que previenen el desarrollo de un tumor. Algunas personas que sufren de artritis reumatoidea, lupus u otras enfermedades inflamatorias sienten que comer pomelo diariamente alivia los síntomas. Esto puede deberse al hecho de que los químicos vegetales bloquean las prostaglandinas que causan la inflamación. Quienes son alérgicos a otros cítricos quizá lo sean también al pomelo. La sensibilidad puede deberse a la fruta en sí misma o a un aceite de la cáscara.

ADVERTENCIA
Evitá comer pomelo si estás tomando ciertos medicamentos. Los compuestos del pomelo pueden aumentar los efectos de algunas drogas, y provocar reacciones adversas. Las drogas que son incompatibles con el pomelo son las indicadas para bajar la presión sanguínea, así como las prescriptas para la ansiedad, la depresión y los lípidos elevados. Consultá a tu médico si es seguro comer pomelo en caso de estar medicado con esas drogas.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas