Manzanas Manzanas

Una manzana fresca es una colación ideal. Es fácil de llevar, tiene buen sabor y satisface con pocas calorías; una manzana de 150 g tiene apenas 70 kcal. Las manzanas pueden comerse crudas o cocidas de muchísimas formas.  

BENEFICIOS

  • Rica en fibra, inclusive en fibra soluble, que ayuda a reducir el colesterol.
  • Es una buena fuente de bioflavonoides.
  • Puede ayudar en el tratamiento del asma y otras enfermedades pulmonares.
  • Contiene numerosos protectores fotoquímicos, como la quercetina.

Cuando se las corta, la superficie se pone marrón, pues el oxígeno del aire reacciona con una enzima de la pulpa. La reacción se detiene cocinando la manzana o frotándola con jugo de limón. Como el secado también mata la enzima, las manzanas secas conservan un agradable color crema. El vinagre de manzana es un remedio popular para muchos problemas de salud, pero no se ha demostrado que su valor se deba a altos niveles de nutrientes, ya que contiene cantidades insignificantes. Su importancia radicaría, en cambio, en su acidez, que podría ayudar a reducir el ritmo al que los carbohidratos de una comida se convierten en glucosa en la sangre. Siempre hay que lavar las manzanas antes de comerlas; algunos expertos sugieren incluso pelarlas, en especial si han sido enceradas, ya que aunque la cera en sí no es un problema, puede impedir que se eliminen los residuos de pesticidas. 

Valor nutricional de las manzanas

“Una manzana por día mantiene lejos al médico” es un viejo dicho. Aunque nadie sabe bien por qué surgió, la manzana promedio brinda 10 mg de vitamina C, por lo que su valor quizás incluye otros componentes; contiene una buena dosis de pectina, la fibra soluble que sirve para espesar mermeladas; y ayuda a bajar los niveles de colesterol LDL que daña a las arterias. Sin embargo, el aspecto nutricional más positivo es la combinación de antioxidantes que contiene. Los flavonoides, como la quercetina, impiden que el colesterol LDL se oxide convirtiéndose en una forma más peligrosa. Los investigadores han demostrado que apenas un vaso y medio de jugo de manzana por día puede reducir significativamente la oxidación de la LDL. Otro estudio descubrió que comer cinco manzanas o más por semana se vincula con una ligera mejora en el funcionamiento pulmonar. Además, es un mito que todas las bondades de la manzana están bajo la cáscara, porque esta es una importante fuente de antioxidantes, y también impide la pérdida de nutrientes que se produce cuando la pulpa se expone al aire. Como la compota de manzana tiene un sabor agradable y se digiere con facilidad, los médicos la recomiendan para los bebés. Hace mucho tiempo que se dice que las manzanas son cepillos de diente naturales, ya que, aunque no limpian los dientes, sí mejoran la higiene dental. Morder y masticar una manzana estimula las encías y su dulzura aumenta el flujo de saliva, lo cual reduce el deterioro de los dientes al disminuir los niveles de bacterias en la boca.

Manzanas secas

Servidas por lo general como snacks, las manzanas secas son una fuente de energía más concentrada que las frescas. Se necesitan 2,5 kg de manzanas para hacer 500 g de rodajas secas, que brindan alrededor de 72 kcal cada 30 rodajas. Excepto por la fibra y una pequeña cantidad de hierro, la mayoría de los nutrientes se pierden en el proceso de secado. Se les suele agregar dióxido de azufre para preservar la humedad y el color; pero, esto puede provocar reacciones alérgicas en personas sensibles.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Imagen Fernanda
Fernanda

excelente consejo

Notas Relacionadas