Imagen Imagen

A lo largo de la historia, la medicina popular le ha atribuido a la cebolla poderes casi mágicos para curar todo tipo de afecciones, desde la calvicie hasta infecciones.

En el folclore popular abundan relatos fascinantes con respecto a las cebollas; entre ellos, el de Alejandro Magno, que alimentaba a sus soldados con abundante cebolla para acrecentar su fortaleza. En las pinturas de las tumbas egipcias abundan las cebollas; de hecho, se las ilustra más que a cualquier otro vegetal. Los primeros escritos hebreos revelan que la cebolla era uno de los alimentos que los judíos echaban de menos en su éxodo de Egipto. Las cebollas pertenecen a la familia de las Aliáceas, que también incluye al ajo, el puerro y los echalotes.

Existen muchas variedades diferentes de cebollas y constantemente surgen otras nuevas. Pero, por lo general, se dividen en dos categorías: las cebollas de verdeo, que se caracterizan por un sabor suave y que tienen bulbos y hojas verdes comestibles, y las globosas, que tienen un sabor más fuerte y unas capas secas en la parte externa que se descartan. Los echalotes tienen rasgos similares a las cebollas y los ajos, pero son más suaves.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

  • Las hojas de la cebolla de verdeo son una buena fuente de vitamina C y betacaroteno.
  • Pueden disminuir los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Reducen la capacidad de la sangre para coagularse.
  • Su efecto antibacteriano moderado previene infecciones superficiales.
  • Los compuestos de azufre reducen la formación de carcinógenos.
  • Se las utiliza como descongestivo en la medicina tradicional.
Consejos: La cebolla de verdeo debe tener hojas crujientes, de color verde oscuro, y el bulbo firme. Si bien se la puede conservar en la heladera por unos días, debe usarse antes de que se ablande. No compres las cebollas que estén blandas, que tengan manchas negras (señal de moho) o que estén brotadas (pues ya están muy viejas). Deben tener un olor suave; cuando huelen muy fuerte es síntoma de que se están pudriendo. Las cebollas deben conservarse en un lugar seco y oscuro, ya que la luz les confiere un sabor amargo. Lo más conveniente es ponerlas en una canasta abierta para que circule el aire y se mantengan frescas. No deben guardarse cerca de las papas, ya que éstas despiden humedad y un gas que hace que las cebollas se echen a perder más rápido.

Cuando se corta una cebolla, los compuestos de azufre se combinan con enzimas que liberan moléculas volátiles, y éstas reaccionan con la humedad de los ojos y forman ácido sulfúrico. Los ojos producen lágrimas para eliminar la irritación, y este efecto descongestiona las fosas nasales durante un resfrío. DESVENTAJAS

  • Pueden causar hinchazón y flatulencia.
  • La cebolla cruda provoca mal aliento.

¿Querés aprender a cocinar una riquísima "Crema de berro y cebolla con castañas de Cajú"?

También te puede interesar: Agua en los lugares más sorprendentes

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas