Una especia que va con comidas dulces y saladas: el cardamomo Una especia que va con comidas dulces y saladas: el cardamomo

El cardamomo es una especia con muchas propiedades que ayudan a nuestro organismo. Posee un sabor y un aroma deliciosos, y es muy utilizado en la cocina para darle sabor a platos tanto dulces como salados. 

Se utiliza desde hace más de 3.000 años como condimento, planta medicinal y para la fabricación de perfumes.

Proviene de las selvas tropicales de la India, Sri Lanka y Malasia, y es la semilla de una planta de la familia del jengibre, la Elettaria cardamomun, cuyo tamaño y apariencia son similares a los de un pistacho sin cáscara. Después del azafrán y la vainilla, es la tercera especia más cara.

Existen varios tipos de cardamomo:

  • Cardamomo verde: utilizado para aromatizar guisos, caldos, curris y salsas, incluso infusiones y cafés.
  • Cardamomo blanco: se obtiene luego del lavado de la vaina verde. Se suele usar para la elaboración de arroz aromatizado, sopas o para marinar ensaladas.
  • Cardamomo negro: posee un aroma fresco, intenso y ahumado. A diferencia del verde, su tamaño es mucho mayor y tiene un intenso sabor. Es común para los platos de arroz, rara vez en postres y platos dulces. 

Cardamomo en la cocina

El cardamomo es muy versátil y puede usarse en vainas, en frutos, en semillas enteras o molidas.

Es ideal para aromatizar guisos, sopas y salsas, para lo cual se pueden emplear las vainas enteras. Sin embargo, se recomienda abrirlas para permitir que las semillas que hay en su interior también aporten todas sus propiedades.

Además, las semillas de cardamomo pueden molerse para utilizarse en la panadería, pero deben triturarse justo antes de la preparación de los alimentos. 

También se pueden añadir semillas enteras de cardamomo al café, antes de calentarlo, para darle un aroma y un sabor mucho más agradables.

Información nutricional

100 g de cardamomo aporta
Calorías: 311 
Carbohidratos: 68,7 g 
Fibra: 28 g 
Proteína: 10,76 g 
Grasa: 6,7 g

Es una fuente importante de minerales como el sodio, el calcio, el hierro, el magnesio, el fósforo y el potasio, y de vitaminas de los grupos A, B1, B2, B3, B12 y C.

Estos son los beneficios principales del cardamomo:

Control del azúcar en la sangre: el cardamomo aumenta la producción natural de manganeso en el organismo, un mineral indispensable para la buena salud del sistema sanguíneo, que favorece la eliminación del exceso de azúcar en el torrente sanguíneo.

Hepáticas: dado que contiene cineol, el cardamomo favorece las secreciones hepáticas, permitiendo el correcto funcionamiento del órgano y garantizando su desintoxicación.

Óseas: el cardamomo es una fuente rica de calcio, por lo que ayuda a promover la salud de los huesos y cartílagos, así como su regeneración. Por ende, se considera una especia recomendada para tratar problemas de lupus, osteoporosis, esclerosis, artritis y artrosis.

Fuente: información propia y Federación Española de Nutrición

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas