Imagen Imagen

33% es el porcentaje en que se te reduce el riesgo de tener una úlcera si come siete porciones de frutas y verduras por día.

En el pasado, las personas con úlceras estomacales intentaban aliviar el intenso dolor comiendo alimentos suaves y tomando pesados antiácidos. En la actualidad, los expertos saben que una bacteria microscópica llamada Helicobacter pylories la responsable de los dos tercios de todas las úlceras gástricas (situadas en el estómago) y las úlceras de duodeno (en la primera porción del intestino delgado). El uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como la aspirina y el ibuprofeno causan prácticamente todos los demás tipos de úlceras.

33% es el porcentaje en que se te reduce el riesgo de tener una úlcera si come siete porciones de frutas y verduras por día.

ESTRATEGIAS CLAVE PARA PREVENCIÓN:

Protegé tu estómago de los analgésicos comunes.

Si periódicamente tomás  una dosis baja de aspirina para el corazón o ibuprofeno o naproxeno para la artritis, aumentará tu riesgo de tener una úlcera. Estos medicamentos interfieren con los mecanismos que protegen el revestimiento del estómago de los ácidos estomacales corrosivos. Afinan la capa mucosa que protege el estómago, reducen la producción de un químico que neutraliza el ácido llamado bicarbonato (sí, similar al bicarbonato de sodio) y reducen el flujo sanguíneo, lo que contribuye a que las células del estómago se regeneren. Los AINE también pueden interferir con la coagulación de la sangre; si una úlcera sangra, lo hará aún más. En un estudio sobre más de 3.000 personas, los investigadores británicos descubrieron que quienes habían tomado AINE recientemente eran 2 a 30 veces más propensos a presentar úlceras sangrantes que las personas que habían evitado estos analgésicos. ¿Qué debés hacer? Los expertos te sugieren estas estrategias.

  1.  Cambiá el paracetamol para aliviar el dolor crónico. No es un AINE y no te dañará el revestimiento del estómago. (Para proteger el hígado, no tomes más de tres gramos por día y no bebas alcohol al hacerlo o correrás el riesgo de presentar insuficiencia hepática).
  2. Tomá la dosis más baja posible de AINE, tan esporádicamente como pueda. Utilizá esta alternativa si el acetaminofeno no calma el dolor.
  3. Agregá un segundo medicamento que proteja el estómago. Los expertos que consultamos recomendaron los medicamentos recetados sucralfato y bloqueantes de bomba del tipo omeprazole para proteger el revestimiento del estómago si debés tomar un AINE diariamente. Precaución importante: si estás embarazada o si planeás quedar embarazada, consultá antes de tomar misoprostol, ya que puede provocar abortos espontáneos y defectos congénitos.
  4. Dejá de fumar. La nicotina del tabaco aumenta la cantidad de ácido en el estómago y su concentración. Los estudios demuestran que fumar aumenta el riesgo de tener una úlcera siete veces más de lo normal. Algunos expertos sospechan que los químicos del humo del tabaco podrían de alguna manera activarse con la bacteria H. pylori para crear las úlceras estomacales.
  5. Reducí o eliminá totalmente el consumo de alcohol. El alcohol irrita y corroe el revestimiento del estómago y promueve la producción de ácido. Si bien no causa úlceras por si solo, los científicos creen que aumenta el riesgo en las personas infectadas con H. pylori y en aquellos que utilizan AINE periódicamente. Si tenemos en cuenta que la mitad de todos los adultos están infectados con esta bacteria a los 60 años, evitar el alcohol parece ser una buena idea.
  6. Desayuná con avena y fruta fresca. En un estudio de Harvard en el que participaron 47.000 hombres, aquellos que comían siete porciones de frutas y verduras por día tuvieron un riesgo un 33 por ciento menor de desarrollar úlceras que quienes optaban por menos de tres porciones por día. Ingerir grandes cantidades de fibra (del tipo que se encuentra en las legumbres, la cebada, las peras y la avena)  reduce el riesgo en un considerable 60 por ciento. Los expertos no saben con certeza por qué estos alimentos brindan protección. Una posibilidad es que la fibra soluble se convierte en un gel suave y espeso en el sistema digestivo y podría ayudar a protegerte las paredes de la parte superior del intestino delgado de los jugos digestivos.
  7. Comé espinaca y remolachas. Las verduras como la espinaca, la lechuga, los rabanitos y las remolachas son ricas en químicos que aumentan los niveles de óxido nítrico en el estómago. La conexión con las úlceras: un grupo de investigadores suecos afirman que los niveles de óxido nítrico más altos parecen fortalecer el revestimiento interno del estómago de manera que pueda protegerse mejor por sí solo de los ácidos digestivos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas